Oir Mortales | Disco | Pandemia | Música

"La comodidad es la muerte de la creatividad"

La pandemia no lo acobardó sino todo lo contrario: terminó su disco y lo sacó desde el sello discográfico donde no debe adaptarse a "lo comercial". Conocé a David Safran y a sus canciones.

Es escritor, cantante, productor y músico norteamericano. Supo hacerse fuerte en escena musical underground de Chicago por más de dos décadas y tras golpear puertas de distintas disqueras para presentarles una propuesta de disco que reúne piezas fundamentales de su vida musical se dio cuenta que la mejor opción era, una vez más, reforzar el camino independiente.

David Safran charló con Infonews sobre todo lo que vive un músico como él en los Estados Unidos, en momentos de pandemia, en un mundo que parece tan poderosamente conectado aún en tiempos donde las fronteras territoriales están cerradas por rebrotes del coronavirus. Las similitudes y las diferencias que puede tener un artista como él con las de una banda de rock del Conurbano probablemente sean muy pocas.

Conocer cómo nació "Delicate Parts", y que sea editado por Tiki Core Records, no solo nos adentra en el mundo de este gran trabajo producido por Tim Sandusky (Ezra Furman, Lolawolf) y masterizado por Carl Saff (Bonnie "Prince" Billy, Guided by Voices), sino que también nos invita a conocer la lucha contra la "comodidad" que puede terminar con la creatividad.

-En tiempos de una pandemia mundial, un artista independiente decide apostar por el crecimiento de su propio sello discográfico. ¿Fue esa decisión fácil de tomar? ¿Cuáles son las motivaciones y expectativas?

-Mi album, “Delicate Parts”, se terminó de armar en el 2012 y busqué durante mucho tiempo un sello discográfico para editarlo. Creo que pasé dos años completos enviándolo a todos los sellos del mundo: La mayoría se negó, pero algunos estaban interesados sin embargo, a un costo enorme.

La respuesta en la mayoría de los casos fue que mi nombre no era comercializable y tuve que cambiarlo. Además, algunos sellos querían que volviera a grabar la mayoría de mis canciones para que se ajustaran a un género específico. Yo tenía veintitantos años y, en ese momento, sentía que esas demandas eran imposibles, demasiado compromiso. Como resultado, el álbum no llegó a ninguna parte durante casi una década hasta que Tiki Core Records se acercó a mí el año pasado para lanzarlo correctamente. Tiki Core es una etiqueta muy pequeña. Puede que tengan recursos limitados, pero tampoco exigieron un cambio completo de personalidad. Fue más que una decisión fácil de tomar; era el único.

-¿Cómo era el día a día antes del covid y cómo ha cambiado ahora? ¿Cómo crees que afectará toda esta pandemia a la industria de la música?

-Honestamente, mi día a día no era muy diferente de lo que es ahora. Antes de la pandemia, era más probable que viera amigos en Facetime que en el bar. También ahora puedo ser más cauteloso con los gérmenes. Siempre he sido el tipo que va al super o el gimnasio y se desinfecta las manos varias veces. Y antes de la pandemia, ya tenía un trabajo remoto en NBC Universal produciendo un podcast.

Lo que agregó una pandemia global fue el terror permanente a una vida nerviosa llena de rutinas. Es interesante: vivo en un apartamento de una habitación con mi novia aquí en Chicago. Tuvimos experiencias de encierro muy diferentes. Se soltó el pelo largo, escribió poemas majestuosos, se tomó selfies salvajes, se fue a caminatas aventureras. Por otro lado, yo me quedé mirando con pánico la pantalla de una computadora leyendo todos los titulares y viendo cómo aumentaban las tasas de infección. Sin embargo, una vez que se levantaron las órdenes de quedarse en casa, comencé a tomarme selfies y a dar paseos aventureros mientras mi novia regresaba al trabajo y leía los titulares con horror.

-Delicate Parts es una selección especial de piezas que te acompañaron durante los últimos años. ¿Cómo surgió la idea de publicarlo y cómo te gustaría que lo recibiera el público después de escuchar las canciones?

-¿Te refieres al público en Argentina? Cabe mencionar que no es la primera vez que Argentina escucha mi voz. Desde 2013, trabajo con la increíble compañía de publicidad musical Papamusic, prestando ocasionalmente mi voz para sus proyectos. El primero fue para Adidas Argentina. Mi último proyecto fue hace un año: canté la última línea de una canción épica y global del tipo "We Are The World" para la era Covid llamada "The Day After". Después de ocho años de mi voz flotando por Sudamérica, parecía importante que finalmente mis canciones originales también se compartieran más ampliamente. Mi esperanza es que puedan conectarse tanto como con los proyectos de Papamusic, pero mis expectativas son realistas. Si cinco personas se preocupan sinceramente por mi música, lo considero un éxito.

-Componer, interpretar, impulsar la creatividad, comunicar, construir audiencias, son todos desafíos a los que se enfrentan los proyectos musicales. ¿Con qué parte de toda la rueda, de todas las actividades que realizas, te sientes más cómodo? ¿Y qué puente crea entre su música y su papel como escritor y productor?

-La comodidad es la muerte de la creatividad. En el momento en que me sienta cómodo escribiendo o grabando o produciendo o actuando o tratando de crear una audiencia, debería abandonar cualquier búsqueda artística y buscar un trabajo diferente. Y con suerte uno que pague mejor.

Embed

Dejá tu comentario