Economía |

El BoNY quiere elevar un pedido de aclaración al tribunal de Nueva York

El abogado de la entidad financiera le sugirió a Griesa la posibilidad de que el 10 de julio se emita una orden que los proteja.

El Bank of New York Mellon comenzó a preparar su defensa ante la amenaza de litigios en su contra y esta semana buscará que el juez Thomas Griesa le otorgue un paraguas legal.

Los abogados de la entidad financiera propusieron presentar un pedido de aclaración para que el magistrado neoyorquino pueda avanzar con una nueva orden que especifique qué es lo que espera del banco. Ese texto luego sería utilizado como argumento a la hora de explicar en otros tribunales por qué el banco no avanza en el sentido que pretenden el gobierno argentino y los bonistas del canje.

"El fiduciario está preparado para presentar una Moción de Clarificación si la Corte cree que esto sería útil. Si es así, la entidad propone hacer el pedido el 10 de julio (teniendo en cuenta el fin de semana largo)”, planteó Erich Schaffer, abogado del banco, en un escrito presentado el pasado 1º de julio ante la corte de Nueva York. 

El representante también aclaró que hasta obtener una respuesta con nuevas órdenes del tribunal, "el fiduciario se compromete a mantener el status quo manteniendo los fondos en su cuenta en el Banco Central argentino".

El banco mantiene los U$S 539 millones en sus cuentas en la entidad monetaria del país –cosa que va en contra de lo pedido por los holdouts y sugerido en primer término por el juez– ya que no tiene a dónde enviar el dinero y esto daría más argumentos a quienes buscan abrir litigios en su contra. 

"Se expondría a la entidad a riesgo de litigio (aunque sea sin justificación), particularmente fuera de los Estados Unidos. Por ejemplo, a partir de la audiencia del 27 de junio, los bonistas europeos le enviaron una carta al fiduciario amenazándolo explícitamente", sostuvo el abogado. "Una orden que exponga al fiduciario a nuevos litigios sería injusta, ya que este no hizo más que adherir a sus obligaciones establecidas en el contrato y en las órdenes de la corte", agregó.  

Esta última aclaración se sostiene en la búsqueda de mantenerse a un costado de cualquier nuevo movimiento que pueda mostrar al BoNY como beneficiando el deseo de una de las partes. Al conservar el dinero en su cuenta en el BCRA no se expone ni enviando los fondos a los Estados Unidos –donde podrían ser embargados ante el pedido de los holdouts– ni devolviendo los fondos a la Argentina. 

De todas formas no podría entregarle el dinero al gobierno nacional sin que este le otorgue datos sobre una cuenta en particular, cosa que no está en los planes de la estrategia legal del país.

"Si Argentina no diera estos datos, rechazara los fondos, o se los devolviera al fiduciario, entonces este sería incapaz de cumplir con la orden que sugirieron los holdouts a menos que avance con una acción legal, un cambio significativo en su intervención en el caso", indicó el abogado del banco.

Temas

Dejá tu comentario