Sociedad | Educación | COVID-19 | protocolo

Nación rechazó el protocolo de la Ciudad para volver a las aulas

Fuentes del Ministerio de Educación nacional lo confirmaron a Infonews. El gobierno porteño pretendía que lxs estudiantxs sin conectividad volvieran a las escuelas en medio del peor momento de propagación de COVID-19. El repudio de la comunidad educativa fue masivo y tiene varios argumentos, sobre todo sanitarios.

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, había anunciado a través de los medios de comunicación y las redes sociales que iba a armar un protocolo para que 9.450 alumnxs de escuelas públicas y privadas que no habían podido mantener la conectividad con sus docentes durante el aislamiento por COVID-19 pudieran volver a los establecimientos para no perder el año. Inmediatamente la comunidad educativa porteña le salió al cruce por varios motivos, sobre todo sanitarios. La consecuencia: el Ministerio de Educación de Nación rechazó este miércoles el protocolo de CABA.

Fuentes de la cartera nacional confirmaron esta mañana a Infonews la decisión. Si bien ya había trascendidos, no era un hecho. El ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, le envió alrededor del mediodía una carta a su par porteña, Soledad Acuña, en la que le comunica que su "Ministerio no presta conformidad para el desarrollo del proyecto precitado", o sea, el "Conectate en la escuela" que estipulaba abrir espacios digitales en las escuelas a partir del 31 de agosto.

escuela.Educacion.aulas
Las escuelas porteñas no podrán reabrir desde el 31 de agosto como el Gobierno de la Ciudad pretendía. (Foto: Télam)

Las escuelas porteñas no podrán reabrir desde el 31 de agosto como el Gobierno de la Ciudad pretendía. (Foto: Télam)

"La Ciudad no cumplía con los niveles de circulación bajo del virus para abrir las escuelas", consideró el funcionario a través de una videoconferencia y sostuvo que tampoco "cumplía con 15 requisitos que fueron aprobados por el Consejo Federal de Educación con todas las provincias".

Durante el contacto con periodistas, el ministro explicó que "había incongruencias entre lo que presentaron y lo que decían en los medios" y agregó que "el programa Conectate en la escuela implica de hecho la presencia de los docentes". "Se tiene que lograr el despliegue del sistema y no exponer a los chicos", afirmó.

El protocolo establecía un máximo de 15 alumnxs por escuela, con turnos y con una estadía máxima de dos horas para cadx unx, y según las autoridades de la Ciudad está pensado para quienes por algún motivo no pudieron seguir los estudios a distancia, ya sea por problemas de falta de computadora, acceso a Internet o alguna otra situación familiar.

Ahora resta esperar a la respuesta y la decisión de las autoridades educativas porteñas.

Carta Trotta Acuña.pdf

La comunidad educativa, siempre en lucha

La respuesta del Gobierno nacional contempla así el rechazo masivo de la comunidad educativa porteña a la propuesta de la Ciudad. Los gremios docentes y lxs trabajadorxs de la educación de base repudiaron el programa del ministerio de Acuña. Lo hicieron a través de campañas en las redes sociales, con comunicados y solicitudes de firmas. La cuarentena invita a la creatividad para difundir hasta las luchas. Y el sector si algo tiene por necesidad y capacidad, es creatividad. Así que no se quedaron quietxs y alzaron su voz, una vez más.

María Teresa es docente de la escuela pública Nº 25 del distrito escolar 10, lindera al Barrio Mitre, una barriada popular ubicada en Saavedra. "La gran mayoría de les pibes de la escuela viven ahí. Hace dos años que estoy ahí, y les pibes carecen de muchos recursos. En este tiempo, esas faltas se acentuaron, pero con el grupo de maestres y la Conducción, logramos que todes y cada une continúe el vínculo con la escuela", relata a Infonews e ilustra cómo con voluntad y organización pudieron garantizar el derecho de lxs alumnxs a la educación. Lo hacen lxs trabajadorxs, bien podría hacerlo el Estado.

No es que no quieren hacer las tareas, no tienen con qué

La maestra apunta a cómo desde la Ciudad se vulneran una y otra vez los derechos de lxs habitantxs de barrios populares. "Como docente, no es la situación ideal para la enseñanza, pero la idea del G.C.A.B.A. de volver a abrir la escuela como si fuera un 'ciber', es aberrante. Es exponerlos aún más al contagio. Son familias que han padecido y continúan padeciendo la desidia de este gobierno, exponiéndolos en cada entrega de los bolsones, ya que no quieren dar la tarjeta alimentaria. La falta de conectividad, la falta de las netbooks, no es problema de las familias. No es que no quieren hacer las tareas, no tienen con qué. Y eso es responsabilidad del G.C.A.B.A. De las políticas discriminatorias de Larreta hacia nuestres pibes", resume.

Natalia es maestra en la escuela estatal Nº 8 del barrio de Balvanera. En charla con Infonews, plantea la complejidad de la situación de la labor en este marco de pandemia. "La ciudad no reconoce los malabares que realizamos les docentes para llegar a cada una de las familias. Estamos trabajando más de 12 horas diarias entre el Facebook, WhatsApp y clases por Meet", describe y agrega: "Así y todo no dejamos de luchar para que el alimento llegue a todas las familias y así también queremos la conectividad para todes. Y participamos en asambleas, hacemos carteles, hacemos vídeos".

Todes tenemos derecho a la salud, a la vida por encima de cualquier otro interés que movilice la vuelta a la escuela

Para ella "es lamentable que las familias de bajos recursos deban exponerse en la peor parte de la pandemia" y destaca: "Volver genera exposición de familias en transporte público sin nombrar que los equipos docentes carecen de elementos de higiene y sanitizantes. Esta situación impide también estar limitados frente a cualquier tipo de asistencia ante situaciones de accidentes y contención física y emocional. Es importante cuidar a toda la comunidad educativa, que lo rechaza en totalidad, para que no se propague la enfermedad entre población de riesgo. Todes tenemos derecho a la salud, a la vida por encima de cualquier otro interés que movilice la vuelta a la escuela".

Embed

Sebastián es maestro en la escuela Nº 4 del distrito escolar 12, del barrio de Flores. Le contó a Infonews que el intento de la Ciudad generó tanto rechazo que hasta "familias se movilizaron al Ministerio de Educación porteño por su completa inviabilidad en el marco de una situacion epidemiológica muy descontrolada en el territorio metropolitano".

"No solo se trataba de una medida 'marketinera' pensada por Acuña y allegados desde su regreso al ministerio para atender la falta de conectividad sin invertir recursos ni atender la situación desde una mirada socioeducativa realista, sino que omitía factores importantes como insumos, infraestructura, personal disponible y desconocía adrede el movimiento real que se generaría en las calles con esta apertura de escuelas pensada sin consultar a la comunidad", consideró el trabajador.

Su testimonio lleva a pensar en cómo se toman las decisiones en el Gobierno de la Ciudad, de forma unilateral e inconsulta, provocando de esa forma el conflicto y la resistencia de la comunidad que al fin de cuentas es la que pone el pecho a la situación que atraviesa. En este caso, una emergencia sanitaria.

Dejá tu comentario