El Argentino CABA |

Avanza el tarifazo eléctrico, salvo para jubilados y quienes cobren planes sociales

El Gobierno informó que, en paralelo a los aumentos, se asistirá a jubilados, titulares de programas sociales y personas con discapacidad.

El Gobierno nacional dio ayer un nuevo paso hacia el descongelamiento del precio de la electricidad en la zona metropolitana, al disponer un ajuste en los cuadros tarifarios de las distribuidoras Edenor y Edesur, que regirán desde febrero con subas que podrían llegar hasta 600%, según evaluaciones privadas, aunque matizadas con la aplicación de una tarifa social.
El Ministerio de Energía y Minería decidió además, mediante la resolución 7 que publica el Boletín Oficial, eliminar el Programa de Uso Racional y Eficiente de la Energía (Puree) e incluir en las tarifas de esas compañías un plan de ahorro de energía eléctrica.
El ajuste tarifario dispuesto por el ministro Juan José Aranguren se establece a cuenta de la revisión integral, que deberá entrar en vigencia antes del 31 de diciembre de este año.

AUMENTOS GRANDES
El economista Fausto Spotorno, de la consultora Ferreres & Asociados, estimó que los aumentos serán “grandes, importantes, ya que se trata de precios reprimidos, y podrían llegar hasta 500 o 600% sin problemas; pero no es algo que sepamos ahora, ya que no hay precisiones” (se esperan para mañana detalles sobre los cuadros que aplicarán Edenor y Edesur).
“Hoy -dijo Spotorno a radio La Red– en el Gran Buenos Aires se paga siete veces menos que Santa Fe y Córdoba, que ahora van a pagar un poco más”, y tras el ajuste “algunos comercios podrían trasladar a sus precios los mayores costos”.
La resolución 7 faculta asimismo al Enre (Ente Nacional de Regulación de la Electricidad) a implementar “el pago mensual” del servicio prestado por Edenor y Edesur.

PLANES DE AHORRO
Además de modificar el actual esquema de facturas bimestrales, se incluirá en los cuadros tarifarios de ambas compañías un plan de ahorro de energía eléctrica, que considera dos franjas de precios de referencia para consumos residenciales que se realicen entre febrero y abril próximos y que, comparados con el registrado en iguales meses de 2015, se hayan reducido entre 10 y 20%, o bien, más de 20%.
Tales criterios serán aplicables a la demanda de energía eléctrica de los usuarios que no están en condiciones de contratar su propio abastecimiento, y/o tienen demandas menores a los 300 Kw.
El esquema incluye, para morigerar el impacto de la suba, los “Criterios para la determinación de la tarifa social”, que comprende a los usuarios del servicio eléctrico titulares de programas sociales; y a los jubilados o pensionados que cobren un monto equivalente a dos veces el haber mínimo nacional.

BENEFICIARIOS
Otros beneficiarios de la tarifa social -cuyos alcances concretos aún no fueron aún precisados- serán las “personas con empleo en relación de dependencia, que perciben una remuneración bruta menor o igual a 2 Salarios Mínimos Vital y Móvil (SMVM)” y aquellos inscriptos en el Régimen de Monotributo Social.
Del mismo modo, gozarán del beneficio aquellos usuarios incorporados en el Régimen Especial de Seguridad Social para empleados del Servicio Doméstico; quienes perciban el seguro de desempleo; o cuenten con certificado de discapacidad.
La resolución de Energía excluye del beneficio a quienes sean titulares de más de un inmueble, según los datos del respectivo Registro de la Propiedad; posean automotores cuyos modelos tengan hasta 15 años de antigüedad, aeronaves o embarcaciones de lujo.
El aumento de tarifas se aplicará en forma pareja con el cese de la aplicación de los mecanismos que implican la transferencia de recursos para financiar planes de obra de Edenor y Edesur.
Según los considerandos de la norma, los ajustes permitirán “incrementar los ingresos de Edenor y Edesur, a efectos de mejorar la calidad de dicha prestación”.

Dejá tu comentario