El Argentino Norte GBA |

“El swing no se aprende en ningún libro”

Con dos discos de estudios y otros dos en vivo –uno grabado en la edición 2012 del Munrock- Vanesa Harbek supo hacerse un lugar en la escena blusera, siempre privilegiando el sentimiento por sobre las partituras. “La formación académica me sirve para escribir arreglos y componer, pero el swing no se aprende en ningún libro”, suelta la guitarrista de Carapachay, que despide el año mañana a las 23.30 en Be Bop, Moreno 364, C.A.B.A.

-¿Cómo seleccionás el repertorio dentro del amplio abanico del blues?

-Para incorporar una canción, primero me tiene que conmover. Siempre ando con un cuaderno a mano donde anoto las canciones que me llegan al corazón, y para eso es muy importante el sentimiento que expresen.

-¿El blues sigue siendo un ambiente hostil para la mujer?

-Es bastante machista. En los 90 iba mucho al Samovar de Rasputín, donde se juntaban todos los bluseros, y al principio me miraban de costado. Yo iba con mi carterita, subía a zapar y a la gente le gustaba, pero recibía elogios como “Te felicito, tocás como un chabón”. Con el tiempo estoy curtida, pero al principio no fue fácil.

-Actualmente la escena blusera está lejos de la popularidad de aquellos años.

-Yo nunca dejé de tocar, ya sea en los suburbios, en el under o en giras más grandes, donde tuve el honor de tocar con los músicos de B. B. King. No lo podía creer, porque estaba tocando con los maestros de la música que escuché toda mi vida. A los 12 enloquecí con “Slowhand”, el disco de Eric Clapton, y no paré hasta saber de dónde venía ese sonido que ya no iba a abandonar nunca más.

Dejá tu comentario