El Argentino Norte GBA |

Trabajadores de la fábrica recuperada ex Rench denunciaron aprietes y agresiones

Ayer no pudieron entrar a sus puestos porque el predio había sido tomado por una patota de la UOM y de una empresa que pretende quedarse con el negocio. Golpearon e hirieron con arma blanca a un trabajador. El lugar está a punto de ser expropiado por una ley bonaerense.

A menos de un mes de que el Senado bonaerense apruebe la expropiación de la fábrica recuperada ex Rench de Don Torcuato, única en el país que produce cerraduras bancarias y de precisión, ayer sus trabajadores fueron víctimas del "apriete" de una patota de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), en complicidad con miembros de una empresa que pretende quedarse con el negocio. A la madrugada, un grupo de personas ingresó por la fuerza a un predio de la fábrica, que quebró en 2013 pero continuó produciendo gracias a la autogestión de sus trabajadores, quienes conformaron la Cooperativa de Precisión Limitada (CDP).

Pero eso no fue todo: cuando uno de los cooperativistas ingresó al lugar para sacar su automóvil, que estaba estacionado dentro del predio, los intrusos lo rodearon, lo golpearon y lo hirieron con un cuchillo en la espalda, por lo que debió ser llevado a un hospital. El trabajador, identificado como Maximiliano Souza, se encuentra fuera de peligro.

“Estaba llegando a las seis de la mañana para abrir la fábrica, como todos los días, cuando me llamó un compañero para decirme que había gente adentro, así que rápidamente llamé al 911 y enseguida vino la Policía”, relató a El Argentino Zona Norte Alejandro Asuaro, uno de los miembros de la CDP. Y agregó que justo antes de que llegaran los efectivos, Maximiliano ingresó a buscar su auto y fue violentamente agredido por los intrusos. “Nos acercamos a sacarlo de ahí, empujaron a una compañera, al muchacho le dejaron la cara desfigurada y le pegaron un puntazo en la espalda, fue terrible”, contó, luego de pasar horas en la fiscalía descentralizada de Don Torcuato, donde quedó asentada la denuncia.

El abogado Carlos Zimmerman, secretario legislativo del Frente Para la Victoria en la Cámara de Diputados bonaerense, contó a este diario que el conflicto se inició porque la empresa de vigilancia Domo Tec, que se presentó como oferente en el concurso de acreedores para quedarse con la fábrica, viene intentando obtener su posesión a pesar de que la Justicia le ordenó respetar los plazos legales para llegar a tal fin. “En acuerdo con la UOM, que no quiere que la fábrica se convierta en cooperativa, aprovecharon la feria judicial para ingresar al predio. Por suerte no pudieron entrar al galpón, donde están las máquinas y el mobiliario, precisamente porque tienen cerraduras de alta precisión”, relató el letrado. Y contó que algunos de los intrusos escaparon por la parte de atrás de la fábrica, mientras que otros aceptaron salir del lugar luego de llegar a un acuerdo: durante 72 horas nadie podrá entrar en la fábrica, hasta que el juzgado de turno se expida al respecto.

El concejal del FPV Federico Ugo, quien acompañó desde sus inicios a los trabajadores de CDP cuando se desempeñaba como subsecretario de Acción Cooperativa bonaerense, aseguró que “no es casualidad” que este “apriete” suceda a comienzos de la feria y “a 20 días de que salga la expropiación”.

La cooperativa CDP recibió a fines del 2013 la matrícula ejecutada por el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) y el registro provincial de la Secretaría de Participación Ciudadana. En abril, la Cámara de Diputados dio media sanción al proyecto de ley para su expropiación, lo que les permitiría a los cooperativistas convertirse finalmente en los dueños de su propia fábrica.

Dejá tu comentario