Política | Elecciones 2015 |

"Voluntarios del cambio", la estrategia militante del PRO

El macrismo busca alejarse de la militancia tradicional y recluta, según su convocatoria, "personas llenas de alegría" para propagar el mensaje amarillo.

"Somos cada vez más los que queremos un cambio", dice Mauricio Macri desde una grabación que ya fue escuchada en miles de hogares en todo el país. Para suplir su falta de estructura, además de haber fagocitado al radicalismo, el PRO busca reclutar "voluntarios del cambio", un término que busca dejar atrás la vetusta noción de militante. Postear en Facebook, organizar reuniones con vecinos y repartir volantes o formularios en la vía pública son algunas de las actividades que, piensan en el macrismo, ayudarán a su líder a ganar la presidencia en octubre próximo.

"Marcá #1 y te volveremos a llamar", avisa con voz latosa el jefe de gobierno porteño. "Al que apriete #1 lo vamos a taladrar con todo", explica a Tiempo Argentino  un dirigente macrista. "Con todo" es más llamados, folletería partidaria y demás parafernalia amarilla. Y timbreos, el instrumento que el PRO aplicó con éxito en la Ciudad y con el que desembarcó desde el año pasado en varias provincias argentinas, incluida la de Buenos Aires, en donde se concentra el 40% del electorado nacional.

"Los globos de colores no van a fiscalizar las elecciones", se indignó una militante radical que no comulga con las ideas de Jaime Durán Barba.

"Sumate, participá y ayudanos a construir un futuro mejor. Podés empezar ahora mismo", exhorta el empresario a quienes hayan escuchado la cinta hasta el final. "No le vamos a poder ganar al peronismo con sus armas", se sincera el dirigente macrista. Por eso no habrá actos multitudinarios ni cualquier tipo de congregación que huela a peronismo. "Buscamos a los ciudadanos desinteresados. Les mandamos un mail o los llamamos; en caso de que haya una respuesta positiva tal vez lo termine visitando Mauricio o el referente barrial del lugar", agrega el hombre que tiene su oficina a metros de la vieja sede de gobierno en Bolívar 1.

El IVR (respuesta de voz interactiva), combinado con bases de datos de potenciales votantes, es clave para sumar nuevos valores al PRO que después, incluso, pueden transformarse en protagonistas de los timbreos. 

"Antes de visitar a alguien en general lo ‘googleamos’. Nos aseguramos que no trabaje en la municipalidad y ese tipo de cosas, pero la verdad que tiene un alto componente de azar", relata la fuente que desde fines del año pasado acumuló miles de kilómetros recorridos por las rutas argentinas.

"Gracias por sumarte y ser parte de la nueva alternativa para nuestro país", reza una nota que aparece al final del proceso de voluntariado en <www.pro.com.ar>. Allí se refieren a los "voluntarios" como "personas llenas de energía, ganas y valores, dispuestas a dar su tiempo y esfuerzo para lograr un cambio". Entre las tareas a las que pueden encomendarse los militantes macristas está la de fiscalizar los comicios nacionales. "A los que quieran fiscalizar los vamos a capacitar. Sabemos que no podemos mandar a un vecino cualquiera a contar los votos a Virrey del Pino", se sinceró la fuente.

"Se ve que en el PRO viven en otro mundo. No necesitan territorio, ni militantes. La verdad que no sé cómo piensan ganar en octubre. Los globos de colores no van a fiscalizar las elecciones", se indignó una militante radical que no comulga con las ideas de Jaime Durán Barba, el gurú y estratega estrella del partido amarillo.

Dejá tu comentario