Política | Etchecolatz | lesa humanidad | prisión

Condenaron a perpetua a Etchecolatz por los crímenes en la Brigada San Justo

El Tribunal Oral Federal 1 de La Plata condenó este miércoles al genocida por los secuestros, torturas y delitos de lesa humanidad cometidos en ese centro clandestino de detención durante la última dictadura cívico militar.

El Tribunal Oral Federal 1 de La Plata condenó este miércoles a prisión perpetua al genocida Miguel Etchecolatz por los secuestros, torturas y crímenes de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino de detención que funcionó en la Brigada San Justo durante la última dictadura cívico militar.

El represor siguió el veredicto de los jueces Alejandro Esmoris, Pablo Vega y Nelson Jarazo (ver video de la audiencia abajo) desde el penal de Campo de Mayo, donde cumple otras siete condenas por genocidio. La sentencia de hoy es la octava condena a perpetua que recibe. Para escuchar la pena, se puso de pie y se pudo observar una cruz y un cartel que se había colgado del cuello con la leyenda: "Señor Jesús, si me condenan es por seguir tu causa".

Embed

El genocida fue sentenciado en el marco del juicio que investigaba las privaciones ilegítimas de la libertad, agravadas por torturas, homicidio y abuso sexual en perjuicio de 84 víctimas que estuvieron cautivas durante la dictadura en el centro clandestino que funcionó en la Brigada de Investigaciones de San Justo, en la calle Salta 2450, en conjunto con las dependencias de la Comisaría 1º de La Matanza.

En el proceso oral y público de esta causa estuvieron imputados miembros del Ejército, de la Policía de la Provincia de Buenos Aires y civiles que integraron el gobierno bonaerense durante los años del terrorismo de Estado.

Embed

Entre ellos se contaron Rodolfo Enrique Godoy, responsable del Área 114; Roberto Armando Balmaceda, Jorge Héctor Di Pasquale, Ricardo Armando Fernández, Emilio Alberto Herrero Anzorena, Carlos del Señor Hidalgo Garzón y Carlos María Romero Pavón, quienes integraron el Destacamento de Inteligencia 101.

La asociación Abuelas de Plaza de Mayo, querellante en este juicio, recordó a través de un comunicado que, entre los casos que se analizaron en el debate, se encuentran los secuestros de María Asunción Artigas, Mónica Sofía Grinspon y Mónica María Lemos, quienes permanecieron detenidas embarazadas en la Brigada de San Justo y fueron trasladadas al Pozo de Banfield. Allí, María Asunción y Mónica dieron a luz a sus hijas, Victoria Moyano Artigas y María José Lavalle Lemos, restituidas en 1988 y 1987, respectivamente.

Embed

Por otra parte, se investigaron los hechos en torno a las hijas de Mónica María Lemos: María Lavalle, luego de ser secuestrada junto a sus padres, permaneció en la Brigada de San Justo hasta ser entregada días después a unos vecinos, y su hermana, María José Lavalle Lemos, fue entregada en aquella Brigada a quien la inscribió como hija propia, Teresa Isabel González. También se incluyeron los secuestros de Claudio Ernesto Logares y Gustavo Antonio Lavalle. Ambos fueron secuestrados con sus compañeras e hijas.

"No está sentado ante ustedes un delincuente, tengo orgullo de haber defendido la Patria", había expresado Etchecolatz el último 18 de noviembre al hablar por última vez ante los jueces por videollamada. "A los 92 años me encuentro una vez más ante ustedes, no se si tendremos la ocasión de volver a vernos, ya que creo que dentro de poco me voy a encontrar con los caídos por la Patria", aseguró. Sus declaraciones revelaron que no registra un ápice de arrepentimiento por los crímenes que cometió y que lejos está de romper el silencio sobre el destino de lxs desaparecidxs y sus hijxs.

Dejá tu comentario