Política | Evita |

Un vacío sin llenar

Es difícil decir algo sobre Eva, algo que no se haya dicho. Es difícil pensar que en tan pocos años hizo tanto, que era tan jovencita y que había decidido tantas cosas, que el pueblo llegó a amarla con desesperación en poco tiempo. ¿Qué espíritu impulsaba a esta mujer? ¿El amor a Perón? ¿El amor a su pueblo? ¿Qué sería lo más grande? Son preguntas que todavía nos tenemos que hacer porque son demasiados pocos años para tanto que hizo.

Deslumbró a los europeos; la amaron los más pobres; la odiaron los más ricos: todo en tan poquitos años.

Era hermosa, bella, firme, erguida, seria, impactaba su figura. Deslumbrante para los grandes salones y la más humilde para estar con nosotros. Hay que tener una personalidad impresionante para hacer lo que ella hacía. Hay que ser muy valiente para desafiar lo que ella desafió. Defendía a Perón y a la gente con lo único que tenía: su cuerpo, sus ideas y su pueblo.

Cuando ella murió, no hubo en el mundo a nadie a quien se llorara tantos días: 14 días y se cortó porque hubo que terminarlo pero si no hubiera seguido. Nadie podía creer que se había ido. El vacío que dejó fue inmenso. Nunca se pudo llenar. Nadie la pudo equiparar, ni hablar de que alguien se podía parecer a ella.

Dijo cosas maravillosas y me voy a tomar el atrevimiento de transcribirles algo que ella escribió, para que los que no la conocen o no la conocieron, la conozcan un poco más: "Nosotros somos un pequeño pueblo de la tierra, y sin embargo, con nosotros Perón decidió ganar frente al imperialismo capitalista nuestra propia justicia y nuestra propia libertad. Y somos justos y libres.

Podrá costar más o menos sacrificio ¡pero siempre se puede! No hay nada que sea más fuerte que un pueblo. Lo único que se necesita es decidirlo a ser justo, libre y soberano. ¿Los procedimientos? Hay mil procedimientos eficaces para vencer: con armas o sin armas, de frente o por la espalda, a la luz del día o a la sombra de la noche, con un gesto de rabia o con una sonrisa, llorando o cantando, por los medios legales o por los medios ilícitos que los mismos imperialismos utilizan en contra de los pueblos. Frente a la explotación inicua y execrable, todo es poco. Y cualquier cosa es importante para vencer.”

Temas

Dejá tu comentario