Sociedad | feminista | Prensa | Medios

Federal y disidente: así fue la 2ª Asamblea Nacional de Trabajadoras de Prensa

Más de 120 periodistas y reporteras gráficas se reunieron para compartir problemáticas que atraviesan al colectivo, plantear propuestas y reflexionar sobre los medios de comunicación y los sindicatos desde una perspectiva feminista. Infonews participó del mitín.

Un fuego feminista se encendió este sábado en la Segunda Asamblea Nacional de Trabajadoras de Prensa, que nació el año pasado en el marco del Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans y No Binaries de La Plata. A causa de la pandemia, la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (Fatpren), la Asociación de Reporteros Gráficos de Argentina (Argra) y Ni Una Menos la organizaron de manera virtual.

Durante casi tres horas, participaron más de 120 periodistas, fotógrafas, fotoperiodistas (varias de ellas gremialistas) de medios comerciales, hegemónicos, públicos, autogestivos, comunitarios, populares y freelance. Los cuadrados de zoom se fueron sumando y llegaron a abarcar cinco pantallas con compañeras de Jujuy, Tucumán, Córdoba, La Pampa, Neuquén, Santa Fe, Buenos Aires, Chubut, Chaco, CABA, Salta, Río Negro y Entre Ríos.

En el inicio, las organizadoras pidieron que por favor todas las asistentes se presentaran con su nombre en la plataforma. Este tema llevó unos minutos dado que era una asamblea de trabajadoras, a la que no se permitiría el ingreso a varones cis. No obstante, hubo trabajadores del gremio que quisieron participar, a los que se les explicó el motivo por el que no fueron aceptados.

A eso de las 11.20, representantes de las tres organizaciones convocantes dieron el puntapié para hablar de avances y desigualdades y de todas las luchas que todavía quedan por dar en el campo de batalla del periodismo para las mujeres y disidencias sexogenéricas.

Los ejes del debate fueron la feminización de la precarización, la presencia limitada de mujeres y disidencias en los medios hegemónicos y la mayoritaria de hombres en las comisiones directivas, la necesidad de generar más presencia en los gremios y las diversas formas de organización. ¿Cómo llevar puertas adentro del trabajo las consignas que gritamos en las calles?, fue la pregunta que se transformó en propuesta.

“Sabemos que el sindicalismo nunca fue sin nosotras pero sabemos todo lo que nos cuesta organizarnos para pelear por nuestros derechos hacia adentro de nuestras organizaciones, y sabemos que las luchas que venimos dando en las calles se están viendo reflejadas hacia adentro”, destacó Carla Gaudensi, secretaria general de la FATPREN.

Ella, al igual que otras periodistas, destacó la realidad que vino a agudizar la pandemia. “Se profundizaron las desigualdades históricas que mujeres y disidencias venimos denunciando. Creo que está a la vista la situación de precariedad de sueldos bajos a diferencia de nuestros compañeros varones (...) Es fundamental que sigamos organizándonos para poder imprimir en los sindicatos una perspectiva feminista y de clase”, exhortó.

Por su lado, Marta Dillon, trabajadora de Página 12 e integrante del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) y una de las fundadoras del movimiento Ni Una Menos, se refirió a la falta de los encuentros y luchas presenciales en el espacio público durante este tiempo de aislamiento social.

"Los feminismos tomamos nuestra fuerza de la calle y en la calle logramos transformamos y transformar nuestros medios. Desde Ni Una Menos sentimos muchísimo la falta de la calle y tenemos que estar en la calle. Muchas veces hay que salir igual", consideró y reflexionó sobre la importancia del entramado de los feminismos. "Las redes que hemos formado nos están sosteniendo en este tiempo. Usamos las redes sociales. Sin la presión de los medios no hubiera habido tanta difusión de lo que produce el encierro doméstico porque la casa no siempre es un refugio. Sabemos que ahora no hay cortes, estamos en el mismo espacio atendiendo las tareas de les niñes, el cuidado de las personas mayores. La crisis del cuidado es un punto para pensar si hay que remunerar el cuidado, si es que hay que socializarlo, de qué manera dejar de cargar sobre los cuerpos feminizados" estas tareas, planteó. En ese momento, muchos de los cuadrados del zoom mostraban a las trabajadoras con sus hijes en el momento de la asamblea y otras habían informado que estaban con la pantalla desactivada porque estaban trabajando.

A su turno, Gala Abramovich, de Argra, habló sobre la precarización del trabajo de lxs reporterxs gráficxs y la situación que atraviesan en esta pandemia. "Los que somos freelance, como las condiciones laborales no son buenas y en esta situación de mucho contagio y los cuidados que no tenemos y no nos dan, cuesta mucho más buscar la nota y muchas veces nos quedamos sin nuestra fuente laboral", expuso.

En la misma línea, llamó la atención al gremio sobre la utilización del material fotográfico. “Todos los días es una lucha constante con nuestros colegas periodistas, vivimos una situación de falta de reconocimiento. Tenemos que reflexionar qué tipo de fotos hacemos, qué fotos usamos para las notas", pidió a la vez que resaltó que se trata de un trabajo que muchas veces se "roba" y no se remunera.

Por otro lado, destacó la creación de la Comisión de Géneros en la Asociación a la que pertenece y denunció que "a las mujeres y disidencias sexogenéricas nos cuesta muchos más el trabajo".

Embed

A continuación, las trabajadoras se anotaron por el chat para ser oradoras. La secretaria general del Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (CiSPren), Mariana Mandakovic, daba la palabra y avisaba a la compañera que exponía cuando se le acababan los tres minutos que se habían estipulado para la intervención. El resto, mantenía el micrófono apagado.

“Sufrimos un disciplinamiento muy fuerte quienes visibilizamos cuestiones de género (...) hay mucha misoginia y mucho patriarcado que nos cobra esta militancia”, denunció Virginia, trabajadora de prensa e integrante del Colectivo de Periodistas Feministas, quien aseguró que algunas veces no le permitieron realizar coberturas de género por su militancia.

La trabajadora especializada en violencia de género y parte del Cispren, Mónica Reviglio, destacó que las periodistas poco a poco fueron ganando espacios en secciones ocupadas históricamente por varones como Deportes y Economía, por ejemplo. "Estamos, pero a veces se acota nuestra participación. Ahora tiene más fuerza con esta media sanción, pero falta que las leyes se cumplan", se refirió así al proyecto de ley paridad de género en medios públicos y privados, que el Senado de la Nación aprobó la semana pasada y giró a Diputados.

El Senado aprobó un proyecto de paridad de género en medios

También hubo un momento para recordar a una compañera del gremio fundamental en la lucha feminista: Susana Yappert, cofundadora de la Red PAR - Periodistas de Argentina en Red Por una Comunicación No sexista–, quien falleció en marzo pasado. "El año pasado estuvo en la Asamblea en La Plata y nos abrazamos. Quería recordarla", mencionó Soledad Anselmi, una colega rionegrina al igual que Yappert.

susana.yappert.jpg

Más allá del momento histórico de lucha feminista que se vive actualmente, sobre todo en la posibilidad de visibilizar las desigualdades, escucharse entre compañeras y pisar cada vez más fuerte para que se oiga cada reclamo, el recorrido que falta es largo.

La conformación de asambleas, los paros, los diversos petitorios, la presencia de una mujer trans en un noticiero, la media sanción en el Senado del proyecto de paridad de género en los medios de comunicación, mujeres dirigiendo radios o la sutil y creciente presencia femenina en la conducción de noticieros, antes eran un sueño, un deseo ferviente de voces disueltas, hoy la organización de mujeres y disidencias lo hace posible, paso a paso, pero se sabe, todavía es largo el camino que falta.

La lucha contra el patriarcado continúa día a día; no se trata de correr a los hombres, se trata de abrirnos lugar, de eliminar la brecha salarial, de concretar una verdadera igualdad en cada redacción, en cada cobertura, en cada piso de noticiero, en cada foto que peleamos por publicar, en cada espacio sindical, en cada comentario -contra el género- de colegas varones que hay que frenar.

“Si bien hemos tenido avances y hemos empujado decisiones de gobiernos, me parece que todavía nos falta. El tema de las tareas de cuidado (en el hogar), lo que nos hace como trabajadoras de prensa naturalmente precarizadas, con esta diferencia a nivel salarial siempre, esta pandemia viene a precarizarnos más”, reflexionó a su turno Micaela Polak, de la Secretaría de Mujeres y Géneros del SiPreBA y delegada en Radio Nacional. Y concluyó firme: “Si no podemos ocupar esos lugares de manera natural, vamos a tener que ocuparlos con la lucha, incluso aunque sepamos que implique sumarle a las tareas de cuidado y tareas laboral, la tarea sindical”.

A la par de su relato, muchas trabajadoras comentaban en el chat sus propias experiencias y reflexiones. “Las tareas de cuidado siguen siendo una carga sobre nosotras. Aún logrando normas como la licencia para el cuidado de niñes que acompaña el aislamiento, muchas debimos darlas de baja y regresar a nuestros puestos de trabajo porque nos expone a futuros despidos post pandemia, cuando las empresas viene efectuando despidos y retiros voluntarios en los últimos cuatro años”, denunció por escrito Virginia.

Medios autogestionados

La compañera Vero Mac Lennan, de la radio comunitaria Kermes de La Pampa, destacó: "Las mujeres y disidencias tenemos más participación en los medios cooperativos, autogestivos y comunitarios que en las empresas privadas, según un relevamiento del Foro Argentino de Radio Comunitarias (Farco)". Por ese motivo, llamó a las trabajadoras de estos medios a "ser vínculo" y dar más espacio a la diversidad de voces.

En la misma sintonía, Martina Noailles, secretaria de Medios Autogestivos del SiPreBA, aseguró que "mejorar las condiciones de los medios autogestivos y populares es hacer que nuestras voces, de mujeres y disidencias se escuchen más". Asimismo, invitó a las mujeres y a las disidencias de estos medios a participar en la organización gremial.

Conclusiones

Finalmente, Lorena Tapia Garzón, trabajadora de la Televisión Pública y de la cooperativa Revista Cítrica, leyó las conclusiones de la Asamblea. La lista, casi completa.

- La importancia de: la creación del puesto de delegadas de género en los medios; la presencia de mujeres y disidencias con perspectiva de género en lugares de decisión; la construcción de protocolos contra la violencia de género en los medios, en los sindicatos y en las organizaciones en general; cómo introducir el lenguaje inclusivo en las producciones.

- Acompañar a la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito para que el proyecto sea ley este año.

- Fortalecer las redes en medios autogestivos y destacar la importancia de que estos medios estén dentro de los sindicatos y sus trabajadoras estén sindicalizadas.

- Promover una Justicia con perspectiva de género.

- Exigir el nombre del Encuentro como Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans y No Binaries.

- Para futuras Asambleas, hacerlas también virtuales cuando sean presenciales, debido a que muchas compañeras subrayaron que su presencia se debía a que fue en formato online porque es complicado viajar a los Encuentros.

- Ampliar "las bases" para que las colectivas de trabajadoras que están fuera de la organización sindical, se sientan representadas y se acerquen al movimiento obrero.

La celebración del encuentro, aunque sea virtual

Al finalizar, las trabajadoras de prensa hicieron un pañuelazo y se tomó la captura de pantalla. Los micrófonos se abrieron para desplegar la alegría del encuentro. Y al unísono que se logró, se celebró con el ya clásico canto/deseo: "Ahora que estamos juntas. Ahora que sí nos ven. ¡Abajo el patriarcado, se va a caer, se va a caer! ¡Arriba el feminismo que va a vencer, que va a vencer!". Que así sea.

Dejá tu comentario