Economía | Garbarino | Rosario | salarios

Garbarino cerró 10 locales y 500 personas quedaron en la calle

Esta semana bajó las persianas de sus sucursales de Rosario sin darle explicaciones a lxs trabajadorxs y les debe salarios. La firma fue vendida en 2020.

En lo que va del año, la empresa de venta de electrodomésticos Garbarino cerró más de diez sucursales en el país y dejó a 500 personas en la calle. Esta semana les tocó a los cuatro locales de la ciudad santafesina de Rosario, donde lxs trabajadorxs llegaron a su lugar de trabajo y encontraron las persianas bajas sin recibir ningún tipo de notificación. El gremio calificó a la situación de "angustiante".

La firma está en lo que se llama un proceso de “reconversión”, que incluiría la incorporación de nuevos socios o inclusive la venta, luego de cambiar de dueñxs en junio de 2020, según informa el portal InfoGremiales. La nueva gestión ya había cerrado entre enero y abril sus comercios de Mar del Plata, Río Cuarto, Merlo, Río Gallegos y los de las provincias de Salta y Chubut.

Al concretarse la venta el año pasado, Garbarino tenía 4.500 empleadxs, hoy llega a lxs 4 mil. A la situación de despidos, se suma la falta de pago de los salarios de marzo y abril, según indicaron desde el Sindicato de Comercio, que calificó a la situación de “angustiante”, publicó el portal Infobae.

En el caso de Rosario, el personal llegó el lunes pasado y se encontró con los negocios cerrados (de los shopping Alto Rosario, Portal, en el Paseo Libertad y Córdoba 1235). "La empresa no se expresó sobre el tema, no les explicó nada a los trabajadores de manera formal o internamente”, dijo el secretario gremial de la Asociación Empleados de Comercio (AEC), Juan Gómez, al diario El Litoral.

Los salarios de marzo fueron abonados en parte, ya que lxs trabajadorxs que están en actividad recibieron un 50% de sus sueldos y lxs suspendidxs (que representan un 30% del plantel total), apenas un 25%. Además, se les debe un bono salarial que debía pagarse en diciembre último.

También afirman que se cierran sucursales “sin aviso” cowmo en el caso de Rosario y que la compañía se está quedando sin stock. Además, a lxs empleadxs les ofrecen un retiro con un pago de indemnización al 100%, no al 200%, y en más de 10 cuotas.

Venta y "reconversión"

Garbarino pasó en junio de 2020 de manos de la familia que le dio el nombre al empresario Carlos Rosales, presidente de la aseguradora PROF y protesorero del club San Lorenzo de Almagro. La operación incluyó el pago de salarios atrasados y una inversión de $2 mil millones en un período de 18 a 24 meses.

Según trascendió, ahora se encuentra otra vez en proceso de venta, y ya habría un interesado: Facundo Prado, presidente de la operadora de televisión por cable e internet Supercanal Arlink y CEO de la empresa Centrocard.

Dejá tu comentario