Sociedad | Garbarino | Carlos Rosales | trabajadores

Garbarino no paga los sueldos

Trabajadores y trabajadoras de Garbarino están hace tres meses sin cobrar salario ni aguinaldo. Además se les caen las coberturas médicas.

“Estamos hace tres meses sin cobrar salarios ni aguinaldos, se siguen cayendo las coberturas médicas y tenemos el mismo nivel de incertidumbre todos, porque Carlos Rosales, el dueño de la empresa, decide manejar todo en hermetismo”, resumió en comunicación con Radio Gráfica la delegada Erica Salazar la situación que viven en estos momentos los trabajadores y las trabajadoras de Garbarino.

Previo al cambio de dueños, la empresa contaba con 4500 fuentes laborales. La actual gestión decidió ir reduciendo esa capacidad ofreciendo retiros voluntarios, cuyos pagos todavía adeuda: “Rosales juega al desgaste, lo que llevó a que muchos agarraran un retiro voluntario propuesto durante los primeros meses de su gestión en la compañía y no cumplió ninguno de esos retiros, sólo pagó la primera cuota”, detalló la trabajadora de Garbarino.

Según los trabajadores y trabajadoras, Carlos Rosales quiere transformar a Garbarino en una especie de “Mercado Libre de Latinoamérica. Su interés es la marca de Garbarino pero no su estructura, y la estructura somos los trabajadores”.

Juan Manuel Di Luca tiene 30 años y es encargado de Depósito en una sucursal de La Plata: “Hasta junio de 2020 –que la empresa ya venía mal, muy poca venta y demás– nunca se tocó a los empleados y nunca dejamos de cobrar. Recibimos ATP y Repro. Con el dueño nuevo, Carlos Rosales, la cosa se complicó mucho, porque nos pagaban primero los ATP y a fin de mes te daban el resto del sueldo, cuando debía ser al revés. El 15 te pagaban el ATP y el veintipico te daban el sueldo que correspondía a la empresa, y a veces en cuotas”.

“La situación de la empresa asusta porque no tenemos mercadería, no hay sistema de wifi porque lo cortaron, no tenemos servicio de telefonía, también suspendido por falta de pago. El correo interno entre sucursales también fue suspendido, la gente de cobranzas dejó de atender los teléfonos y el área de sistemas dejó de trabajar, porque son tercerizados y aun así nadie toma cartas en el asunto”, agrega Di Luca.

Soledad Deza está embarazada de 15 semanas. Es hipertensa, tiene asma y diabetes. Su embarazo es de riesgo porque puede tener preeclampsia pero desde la semana 11 la obra social le negó la atención porque Garbarino lleva un año sin hacer los aportes.

Embed

Dejá tu comentario