Economía | inflación | organización | UTEP

Inflación: control de precios por organización comunitaria

La UTEP, Unión de Trabajadores de la Economía Popular, estuvo controlando precios en hiper y supermercados del partido de Lanús a causa de la inflación.

Esteban “Gringo” Castro, secretario general de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), estuvo controlando precios en hiper y supermercados del partido de Lanús ante el flagelo de la inflación. Los movimientos populares salieron a caminar entre las góndolas de los hiper y supermercados para controlar que cumplan con el programa de Precios Cuidados.

“Estamos defendiendo el acceso a la comida de los humildes”, definió el secretario general de la UTEP, quien controló valores en dos supermercados Coto (en Escalada y Caraza), ChangoMas (Monte Chingolo) y Vea (Lanús Este) junto a referentes y militantes de Somos Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Movimiento Evita.

utep gringo castro precios.jpg
Inflación: control de precios por organización comunitaria

Inflación: control de precios por organización comunitaria

Para Castro, ayudar al respeto de los precios acordados, afecta a toda la sociedad, pero fundamentalmente a los pobres, que hoy son el 40 por ciento de los argentinos. “Es más, en los negocios barriales son más caros los precios. El hiper ya le arranca la cabeza al minorista”.

El dirigente social analizó que la suba de precios tiene por razón la extrema ganancia. “Quieren cobrar en el mercado interno como si estuvieran exportando. Esto es una locura. Tienen que ser un poco más patriotas”, y clamó a los empresarios a que miren al “40 por ciento de pobres”.

La salida a la inflación es “controlar los precios con la organización comunitaria, fortalecer los mercados populares, de cercanías, como multiplicar la cantidad de bocas de venta donde los productores puedan llegar de forma directa al consumidor como alternativa a los abusadores”, aseguró Castro.

El dirigente opinó que, a mediano plazo, se debe ir hacia una organización con producción de alimentos centrado no en la ganancia, sino en la creación de empleos y acceso de los humildes al alimento.

Mientras que la última fase de la cadena alimentaria -según Castro- “es liberarse de las pautas del hiperconsumismo y la industrialización de todo. Por ejemplo, en la olla popular, la preocupación es la proteína. Desde ahí, una idea de comer juntos, sanos y más barato. Consumir lo necesario, no por el bombardeo el consumismo”, cerró el integrante de Misioneros de Francisco.

Dejá tu comentario