Mundo | Jair Bolsonaro | pandemia | Gobierno

Bolsonaro: "La ayuda de emergencia no puede durar para siempre"

En un guiño al mercado financiero, Bolsonaro prometió que respetará el ajuste fiscal y advirtió que no continuará con el subsidio de emergencia para los sectores más vulnerables por la pandemia.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aseguró que respetará el ajuste fiscal en marcha y adelantó que no continuará el subsidio de emergencia para los más vulnerables por la pandemia, ya que no puede durar "para siempre" como quieren -expresó- los “demagogos y comunistas”.

El mandatario hizo estas declaraciones en las redes sociales luego de que los principales diarios, que apoyan la política de ajuste fiscal del ministro de Economía, Paulo Guedes, acusaran al Gobierno de querer utilizar “pedaleadas en el presupuesto” para crear un nuevo plan social, el Renta Ciudadana, lo cual causó la caída de la Bolsa de Sao Paulo y aceleró la devaluación del real.

“La responsabilidad fiscal y el respeto al techo del gasto público son nuestro norte en la economía. Estamos abiertos a sugerencias de los líderes partidarios. La ayuda de emergencia, lamentablemente para los demagogos y comunistas, no puede ser para siempre”, afirmó Bolsonaro en las redes sociales.

El lunes, el presidente confirmó la intención del Gobierno de crear un plan social que reemplace al Bolsa Familia, una marca del opositor expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, aunque sin romper el techo del gasto por 20 años fijado en 2017 ni crear nuevos impuestos.

El senador Fabio Bittar, miembro informante de la propuesta en el Congreso, anunció que el programa social pospandemia que busca Bolsonaro se financiará sin afectar intereses de las clases más ricas, toda vez que existe resistencia en un nuevo impuesto para el comercio electrónico para financiar la ayuda social.

El parlamentario sostuvo que parte de los fondos necesarios serán del Fondo de Educación Básica y del dinero reservado para el pago de juicios del Estado, motivo por el cual la oposición reaccionó al considerarlo anticonstitucional.

Bolsonaro se defendió y afirmó que su popularidad reciente “les molesta a adversarios y a gran parte de la prensa, que llaman a cualquier medida como electoral”.

El auxilio de emergencia en pandemia -aprobado por el Congreso- de 120 dólares mensuales en cinco cuotas elevó la popularidad de Bolsonaro en sectores vulnerables, aunque choca con el ajuste fiscal del Gobierno, que tiene también en agenda una lista de privatizaciones y venta de bienes públicos.

“Mi Gobierno busca anticiparse a los problemas sociales graves que puedan surgir en 2021 si no se hace nada para atender a la masa que perdió todo o casi todo”, comentó Bolsonaro, y acusó a “los responsables por la destrucción de millones de empleos” de estar callados frente a la crisis, luego de promover “quedarse en casa” en la pandemia.

Dejá tu comentario