Política | Larreta | Subtes | Covid

Larreta tuvo que recalcular sus planes para el subte

El viernes anunció cierre de estaciones pero lo debió frenar. Los pasajeros, descontentos, dicen que hay menos distancia social. También hay preocupación de los legisladores opositores.

La decisión de implementar un cierre temporal de más estaciones del subte porteño partió de un mal diagnóstico, o al menos eso es lo que se percibe. Muchos vecinos cuestionan la elección de la estaciones fue un error y, finalmente, hubo una marcha atrás con el cierre de Caseros de la línea H, ya que luego de los reclamos tuvo que ser reabierta porque la mayoría de los usuarios son personal de salud, que lo usa para trasladarse a los hospitales de la zona.

Los diputados porteños Claudia Neira (Frente de Todos) y Eugenio Casielles (Consenso Federal) presentaron un proyecto de resolución para que el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta envíe un informe si existe análisis de impacto sobre la mayor afluencia de pasajeros y pasajeras en las estaciones adyacentes a las anuladas.

Desde el comienzo de la pandemia 30 estaciones están inhabilitadas pero el problema del nuevo cierre de estaciones afecta la circulación peatonal y comercial, aumenta el tránsito en puertas de acceso e impide la accesibilidad de personas con movilidad reducida. Y ante tantos cuestionamientos, el tema llegó a la Legislatura porteña.

https://twitter.com/basubte/status/1389326525514854402

Los legisladores exigen que se informe las medidas de prevención en las unidades del subte, con respecto a la cantidad de personas que viajan a diario. Y las medidas sanitarias que se ordenaron para el control de la ventilación e higienizan de las unidades bajo tierra.

El cierre implementado se da como parte de las medidas generales de prevención de contagios del coronavirus en el transporte público. La medida comenzó a implementarse a partir del primero de mayo, cuando quedaron suspendidas 7 estaciones de subterráneos y afecta en la Línea B: a los pasajeros de las estaciones Dorrego y Callao. En la Línea D, a los de Palermo y Callao, en la Línea E, a los vecinos de Boedo y en la Línea H, a los que suben en Caseros.

Ante la posibilidad que se podrían generar algunos impactos negativos por la concentración en andenes y vagones de las mismas el diputado Casielles se preguntó “¿qué sentido tiene el cierre de estaciones de subte para evitar los contagios? La lógica indica que esto genera más concentración de gente en cada estación” y remató cuestionando “¿qué criterio es el que se utiliza? Tengamos sentido común”. Por su parte Neira, manifestó compartir la preocupación, lo que la llevó a la presentación del proyecto.

Cuestionan en el fundamento del proyecto: "resulta llamativa la implementación de esta medida, toda vez que las problemáticas descriptas han podido observarse claramente durante el proceso de aislamiento social preventivo y obligatorio, con motivo del corte parcial de arterias para la creación de las áreas peatonales transitorias (sobre las avenidas, calles y veredas de afluencia masiva), las cuales implicaron desplazamiento temporal de distintas paradas de transporte de colectivos a sus adyacencias, concentrando la oferta de acceso al transporte público".

Acotan que: "Desde este punto de vista, es posible pensar que a mayor concentración de gente habrá mayores posibilidades de contagio, y que la implementación de las políticas públicas requieren no solo de un diagnóstico riguroso sino también del monitoreo y aprendizaje de las acciones ya ejecutadas".

“Si la ciencia y el sentido común nos llevan a priorizar el distanciamiento, evitar la aglomeración y minimizar los contactos entre individuos, esta medida va en contra de todos estos principios”., señalaron los legisladores y agregaron que “los usuarios tienen el derecho de saber cuáles son los criterios que utiliza el Gobierno de la Ciudad para darle lugar a este tipo de restricciones que no parecen ir en dirección de reforzar los cuidados sanitarios”.

Dejá tu comentario