Alucinema | Libertad Leblanc | Cine | cine argentino

Murió la actriz argentina Libertad Leblanc

La actriz y exvedette referente del cine argentino falleció a los 83 años en su casa, luego de que se estado de salud se agravara a causa de una neumonía.

La actriz argentina Libertad Leblanc, ícono del cine argentino, falleció en la noche del jueves a los 83 años. A principios de este año, la exvedette tuvo que ser internada a raíz de una neumonía doble. Tras pasar mucho tiempo en la terapia intensiva del Hospital Rivadavia, su hija Leonor, que vive en Suiza, se ocupó de organizar la internación domiciliaria de la artista, para que transite los últimos días en la comodidad de su hogar, ya que el cuadro de la enfermedad era irreversible.

Nacida en 1938 en Río Negro, Libertad María de los Ángeles Vicich Blanco (su verdadero nombre) perdió a su padre antes de cumplir un año. Su madre, Clarisa Blanco, volvió a casarse y ella pasó toda su adolescencia en un colegio de monjas en Trelew.

Libertad Leblanc saltó a la fama en la década del '60, luego de dos papeles menores en las películas "El primer beso" (1958) y "El bote, el río y la gente" (1960). Así, en 1962 llega con "La flor del Irupé" su primer protagónico (y su primer desnudo) en cine. En total filmó en Argentina unas treinta películas; entre ellas, "María M." (1964), "Fuego en la sangre" (1964)", "La casa de Madame Lulú" (1968) y "Furia en la isla" (1976). También participó en varias producciones mexicanas.

"La diosa blanca", tal como se la promocionaba en su época de gloria, supo ser su propia manager, productora y hasta distribuidora para sus trabajo cinematográficos.

En 1963 protagonizó, dirigida por Emilio Vieyra, el film "Testigo para un crimen", que fue el primero en mostrar una persona trans en el cine nacional.

Jamás se sintió un objeto sexual aunque para el público lo fuera. “Hay gente que nunca ha aceptado que si bien soy una mujer con un par de tetas impresionantes, también pienso y opino”, disparó alguna vez, al tiempo que levanto la bandera del feminismo en la década del 60, cuando en Argentina era ese movimiento era invisible. Solía decir “feminismo es igualdad social: misma remuneración, mismo derecho al goce, pensarse como ser humano íntegro”.

Adiós, Libertad.

Dejá tu comentario