Mundo | Madrid | España | Podemos

Madrid vota en un clima de máxima tensión entre izquierdas y derechas

La Comunidad de Madrid vota autoridades en una región de España que el franquista Partido Popular gobierna hace 26 años.

Luego de una las campañas más hostiles que se recuerden en la historia reciente de España, que incluyó amenazas de muerte a dirigentes de izquierda y centro izquierda, además de virulentos ataques de parte de los medios, el PP y Vox contra el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, la Comunidad de Madrid celebra este martes elecciones para elegir a las autoridades de esa región autónoma española.

En medio de una fuerte polarización, y con números de participación que superan a los de 2019, compiten por el poder el Partido Popular (que gobierna hace 26 años), su versión light Ciudadanos, la ultraderecha de Vox, así como el centroizquierdista PSOE, que encabeza la coalición de gobierno nacional, la alianza de izquierda Unidas Podemos y una escisión de esta última, Más Madrid.

Más de 5,1 millones de votantes de la región de Madrid, que incluye a la capital española, eligen a 136 legisladores, cuatro más que los que actualmente conforman la Asamblea, en virtud del crecimiento de la población, por lo que la mayoría absoluta se sitúa en 69 bancas, y no en 67, como hasta ahora.

Las últimas encuestas pronostican una cómoda reelección de la conservadora Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la comunidad desde 2019, aunque sin mayoría absoluta, por lo que para continuar en el poder podría necesitar el apoyo del controvertido partido Vox, cuya candidata es Rocío Monasterio.

No obstante, y en un sistema de colegio electoral que podría disparar el resultado final para cualquiera de los grandes bloques ideológicos, la oposición juega sus cartas con tres fuerzas: el candidato del PSOE, Ángel Gabilondo; Pablo Iglesias, de Unidas Podemos, quien renunció a la vicepresidencia del Gobierno español para dar pelea; y la sorpresa, Mónica García, médica, feminista y representante de Más Madrid.

Más Madrid es una escisión de Podemos encabezada por el diputado Íñigo Errejón, y su entrada en la liza amenaza seriamente el peso en la región que ha tenido hasta ahora el PSOE del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

Los comicios se producen tras una feroz campaña, de una hostilidad con pocos antecedentes, cuyo punto de inflexión fueron el envío de balas dentro de cartas dirigidas a Iglesias, al líder socialista José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno entre 2004 y 2011, y al actual ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

La tensión de la campaña obturó toda posibilidad de debate y la polarizó hasta el punto de que cada sector político buscó definir la agenda en base a las antinomias "democracia-fascismo" -desde la izquierda- y "libertad o comunismo" -desde la derecha-, según remarca un cable de la agencia Télam.

Las elecciones deciden el liderazgo de la región de 6,6 millones de habitantes, cuyo PBI per cápita es el más elevado de España, pero que también acumula desde el inicio de la pandemia de coronavirus el mayor número de contagios y de muertes.

Dejá tu comentario