Sociedad | Mafia | Italia | Macri

Macri preocupado: comienza un juicio histórico contra la mafia calabresa

Más de 350 personas serán procesadas en Italia por sus conexiones con la Ndrangheta. El caso del juez que investigó a los Macri y luego fue asesinado.

Más de 300 personas (entre ellos políticos, empresarios y policías) serán juzgados durante las próximas semanas en lo que es uno de los juicios más grandes de la historia italiana. Más de 900 testigos y 400 abogados serán escuchados en Calabria en el marco de un juicio a la mafia de esa ciudad, conocida también como la Ndrangheta.

La situación no es menor en Italia y tampoco en Argentina, donde Mauricio Macri sigue con atención lo que se diga allí, ya que se conoce que 58 testigos de cargo aceptaron romper la ley del silencio (lo que en el llano se conoce como "códigos") y se espera que revelen los secretos del clan Mancuso y sus socios.

Entre los acusados se encuentra Luigi Mancuso, que ya pasó casi veinte años en la cárcel. También se suman decenas de otros mafiosos.

El juicio también se interpreta como una demostración de fuerza del Estado en el corazón del territorio de la Ndrangheta, que controla los flujos de cocaína en todo Europa.

En el centro de los debates estará el fiscal antimafia más famoso de la península, Nicola Gratteri, que vive bajo escolta policial desde hace más de treinta años.

Según la prensa italiana, este proceso sólo fue superado por el primer maxi juicio de 1986-1987 en Palermo contra la Cosa Nostra siciliana, al final del cual 338 acusados fueron condenados. Los jueces Giovanni Falcone y Paolo Borsellino fueron luego asesinados por la mafia. Falcone, en 1992, había viajado a la Argentina para investigar a Franco Macri y sus hijos (ver más adelante).

El nuevo juicio, más limitado, se dirige contra una de las numerosas familias de la “‘Ndrangheta”, cuyos tentáculos cubren el mundo entero.

Pero según Federico Varese, profesor de Criminología en la universidad de Oxford, no deja de ser significativo por el número de miembros de la clase política, de empresarios y de funcionarios que ayudan a la mafia a funcionar.

Entre los acusados de este nuevo juicio se encuentra Giancarlo Pittelli, un abogado de renombre y exsenador del partido Forza Italia de Silvio Berlusconi (de muy buenas migas con los Macri) sospechoso de haber actuado como intermediario entre la Ndrangheta y la política, las finanzas y las instituciones de Italia y otros países.

La mayoría de los acusados fueron detenidos durante incursiones policiales en diciembre de 2019 en Italia, Alemania, Suiza y Bulgaria. La gama de delitos que se les imputan es amplia: asociación mafiosa, asesinato e intento de asesinato, tráfico de drogas, usura, abuso de poder, encubrimiento y blanqueo de dinero.

“Si el proceso no desemboca en numerosas condenas, será considerado un fracaso”, estima por su parte Nicola Lo Torto, uno de los abogados de la defensa, en una entrevista con la AFP.

El día que detuvieron a un primo de Macri

Ocurrió en 2015. La orden había sido emitida por el juez para las Investigaciones Preliminares del juzgado de Reggio Calabria, en agosto de 2014 y, un año después, Salvatore Macrì fue arrestado como parte de la causa que lo investigaba por “vicio en la contratación pública”.

Salvatore es el hermano del difunto jefe Vincenzo, alias “U Baruni”. Y es también nieto de Antonio Macrì, alias don ‘Ntoni Macrì, quien fuera considerado el jefe indiscutible de todo la ‘Ndrangheta calabresa, asesinado en Siderno en 1975.

Las conexiones de Macri con la mafia calabresa

En el año 1992, uno de los jueces más reconocidos de Italia por su lucha contra la Cosa Nostra, Giovanni Falcone, visitó Argentina para investigar a Franco Macri y sus hijos. Meses después de ese viaje Falcone fue asesinado junto a su esposa en un atentado explosivo.

"La certeza es que la familia Macri viene de la provincia más sureña de la región de Calabria, la de Reggio Calabria. Allí hay un clan mafioso famosísimo que se llama Macrì. Ese es el verdadero nombre de su familia, solo que con el proceso migratorio el acento se perdió. Más allá de esto, podemos decir que el macrismo tiene componentes mafiosos porque si analizamos la teoría del Estado del gobierno de la Alianza Cambiemos (un entramado muy complejo de vertientes neoliberales, ceo-liberales, oligárquicas, neo-golpistas y neo-coloniales) aparecen lógicas manifiestas y descarnadas de índole mafiosa: la deportiva, la familiar, la violencia, la pe(n)sada herencia y los cuadernos (fotocopias) extraviados de las coimas, la protección, la negación y la extorsión", apuntó a comienzos de 2020 el investigador Rocco Carbone, autor del libro Mafia Capital, en diálogo con el diario Página 12.

"Las mafias tienen una cultura de ocultar su propia existencia, negarla y cuando el Estado, un periodista o los movimientos sociales logran identificar algunas lógicas o su propia identidad, la respuesta es siempre la misma: disimular, negar u ocultar. Eso tiene un objetivo nuclear: preservar su poder criminal. En una entrevista a un ‘ndranghetista famosísismo, Don Mommo Piromalli, un periodista le preguntó: “¿Qué es la mafia?”. La repuesta fue: “¿Es algo que se come? ¿Es algo que se bebe? Yo no conozco a la mafia, no la vi nunca”. La mafia, para los mafiosos, no existe. Y si existe, está en otro lado, en sus contrincantes", dijo también.

Dejá tu comentario