Economía | maíz | organizaciones | alimentos

El campesinado apoya la suspensión de la exportación de maíz

La agricultura familiar sostiene que la medida gubernamental garantiza el abastecimiento y el consumo interno a precios accesibles.

Las organizaciones campesinas nucleadas en la Rama Agraria de la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP Agraria) sacaron un comunicado en apoyo a la limitación temporal a la exportación de maíz que decidió el Gobierno nacional, recurso que calificaron de "un insumo clave para la producción de alimentos para el pueblo argentino".

Asimismo, repudiaron el lockout patronal anunciado por Confederaciones Rurales (CRA), Federación Agraria Argentina (FAA) y la Sociedad Rural Argentina (SRA) que decidieron ir a un paro en la comercialización de granos entre el lunes y el miércoles de la próxima semana, con amenazas de cortes de rutas además.

Paro de la CRA, Federación Agraria y la Sociedad Rural

"Las y los agricultores familiares, campesinos, indígenas y pescadores artesanales somos el campo profundo: producimos la mayor parte de los alimentos que consume el pueblo argentino, criamos animales y vivimos en las tierras que cultivamos, a diferencia de la mayoría de los empresarios que anunciaron el cese de comercialización de granos desde la comodidad de sus hogares en los cascos urbanos", comparan.

El texto está firmado por trece organizaciones de base y asambleas de obrerxs de la tierra reunidos en la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular - Rama Agraria (UTEP Agraria), la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC) y La Vía Campesina.

Según exponen, el maíz es fundamental para alimentar a los pollos, cerdos y vacas, así como para producir huevos y leche. "Para las y los campesinos, implica alrededor del 70% del costo de producción. Hoy, los precios que pagamos están muy por encima de lo sostenible: el maíz en bolsa, que en Rosario cotiza alrededor de 17 mil pesos la tonelada, se está vendiendo a entre 28 y 30 mil pesos por tonelada", ejemplifican lo que implica la injusticia de comprar en Argentina a precio internacional.

"Si hacen un lockout, el Gobierno no se va a mover un centímetro"

Según lxs agricultorxs la situación impacta en los costos, en el precio final de los alimentos y "puede provocar desabastecimiento en poco tiempo". En consecuencia, la suspensión temporaria de las exportaciones de ese insumo hasta el 1º de marzo, cuando esté disponible la oferta de una nueva cosecha, consideran que "es la medida más sensata para atravesar este momento".

"La avaricia de los sectores exportadores más favorecidos no puede convertirse en la moneda de cambio del hambre de nuestras niñas y niños. Mucho menos en medio de la pandemia de coronavirus, cuando la mayor parte de la población venimos realizando enormes esfuerzos para salir adelante", finalizaron.

Dejá tu comentario