Mundo | Myanmar | junta militar | dictadura

Myanmar: la dictadura amenazó de muerte a los manifestantes

La junta militar que gobierna Myanmar advirtió a los manifestantes que se arriesgan a morir participando en las marchas.

La junta militar que gobierna Myanmar desde el golpe de Estado del 1 de febrero advirtió hoy a los manifestantes que participen en las protestas que se arriesgan a morir. Ignorando la amenaza miles de personas volvieron a salir a las calles en reclamo del regreso de un Gobierno civil.

"Los manifestantes están incitando a la gente, sobre todo a los adolescentes y jóvenes exaltados a lanzarse sobre la vía de la confrontación en la que morirán", advirtió un comunicado oficial leído en la cadena de televisión pública MRTV, con subtítulos en inglés.

protesta (Copy).jpg
Myanmar: la dictadura amenazó de muerte a los manifestantes

Myanmar: la dictadura amenazó de muerte a los manifestantes

La brutal amenaza militar no logró frenar a los manifestantes que salieron a protestar de todas maneras para exigir la vuelta de la democracia y se sumaron a huelga que paralizó al país del Sudeste Asiático. Muchos servicios continúan paralizados en medio de una progresiva campaña de desobediencia civil que lleva más de dos semanas.

Los manifestantes se concentraron para marchar por las calles de Yangón -corazón económico del país- cerca de la pagoda Sule, mientras que en la capital, Naypyidaw, una protesta fue reprimida y dispersada con cañones hidrantes montados en vehículos blindados. A tres semanas del golpe militar, los autoproclamados líderes no pueden frenar la movilización prodemocracia que se mantiene viva perturbando el funcionamiento del Estado y la economía.

Hasta el momento se registraron tres muertos entre los manifestantes, uno de ellos menor de edad. Esta situación motivó la preocupación de las Naciones Unidas que por medio de su secretario general, Antonio Guterres, condenó la "fuerza bruta" empleada por los militares, mientras la Unión Europea (UE) anunció posibles sanciones los golpistas.

Desde la ONU, el relator, Tom Andrews, advirtió a la junta en un mensaje en Twitter que "a diferencia de 1988, la actuación de las fuerzas de seguridad está grabada y tendrán que rendir cuentas".

Dejá tu comentario