Alucinema | Netflix | Cine | Estados Unidos y Cuba

Nuevo en Netflix: espías cubanos infiltrados en la ultraderecha de Miami

La plataforma de streaming estrenó La red avispa, una producción propia con Leonardo Sbaraglia, Penélope Cruz y Wagner Moura.

A Netflix le gusta meterse con temas políticos álgidos. Lo hizo en El mecanismo (la serie sobre el caso Lava Jato de Brasil), La lavandería (sobre los Panamá Papers) y en Argentina con la miniserie documental Nisman: El fiscal, la presidenta y el espía. Ahora le llegó el turno a La red avispa, la historia real de la organización de espionaje que la revolución cubana armó a principio de los 90 para infiltrarse en los grupos anticastristas de Miami que planeaban atentados en la isla.

La apuesta es fuerte y corre sus riesgos. Está basada en el libro Los últimos soldados de la Guerra Fría, del brasileño Fernando Morais. Es una coproducción entre Francia, España, Bélgica y Brasil. La dirección está a cargo del francés Olivier Assayas (realizador de la miniserie Carlos) y cuenta con un elenco iberoamericano ultra taquillero: Penélope Cruz, Édgar Ramírez, Wagner Moura, Ana de Armas, Gael García Bernal y Leonardo Sbaraglia. Salvo de Armas, ningunx es oriundx de Cuba y tuvieron que entrenar el acento de la isla. Algunxs salieron mejor paradxs que otrxs.

la red avispa

Sin dudas, este thriller político toca un tema picante para una multinacional de origen estadounidense. Sobre todo porque elige evitar una historia maniquea al estilo Rambo, donde los comunistas cubanos son los malos y el exilio anticastrista de Miami es un conjunto de altruistas que solo quiere llevar democracia a la isla. Daría la impresión de querer seguir una línea editorial similar a la del documental Nisman. Narra hechos, da voz a todos los protagonistas, pero no toma partido explícito por ninguno. Podríamos decir que prefiere el camino de la ancha avenida del medio, y ahí se encuentran sus problemas y virtudes.

Este posicionamiento queda claro desde el comienzo. Antes de la acción, un texto asegura que en ese tiempo Cuba vivía bajo un régimen comunista autoritario, pero, a su vez, que su pueblo sufría las consecuencias del bloqueo económico impuesto por los Estados Unidos. En Argentina lo podrían acusar de ubicarse en "Corea del Centro". Algunos dirán que la película deja mal parada a la isla. Otros que reivindica a “los cinco” héroes cubanos.

La historia comienza a principio de los 90, cuando el piloto René González (Edgar Ramírez) toma un avión de su trabajo y vuela hasta los Estados Unidos. Al llegar a Miami pide asilo político y denuncia que Cuba vive una situación dramática donde escasea la comida, la medicina y hay cortes de luz eléctrica a toda hora. Rápidamente descubrimos que ha dejado en La Habana a su esposa Olga (Penélope Cruz) y a su hija Irma, dos defensoras de la revolución cubana. Los dramas personales de los espías serán parte de la trama. A veces le dan densidad, otras caen en culebrones mal armados.

Es importante el contexto. Eran los primeros años luego de la caída del muro de Berlín y la implosión de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), el gran sostén político y económico de Cuba. La debilidad era enorme y parecía que en cualquier momento caería Fidel Castro. Uno de los pocos recursos con los que cuentan era el turismo; y ese fue el objetivo de los atentados terroristas planeados por los “gusanos”, como llaman en la isla a los anticastristas.

la red avispa

René era una persona ideal para José Basulto (Leonardo Sbaraglia), lugarteniente de Jorge Mas Canosa, líder de la más importante organización de contrarrevolucionarios. Piloto experimentado, lo convocan para realizar tareas de rescate y asilo para los “balseros”, las personas que se iban de Cuba en balsas rumbo a Miami. René se suma junto a Juan Pablo Roque (Wagner Moura), otro supuesto desertor del gobierno castrista. Roque es un militar que llega nadando, protegido por un traje de buzo, hasta la base estadounidense de Guantánamo. En una escena bizarra, lo reciben soldados que le dan un Mc Combo. Tanto René como Juan Pablo descubrirán pronto que además de los rescates tendrán misiones más peligrosas.

A partir de ahí la historia relata como estos espías se van infiltrando en las organizaciones anticastristas con operaciones cada vez arriesgadas, como volar sin permiso en el espacio aéreo cubano o participar del tráfico de drogas. Paralelamente, Assayas le da mucho lugar a las historias personales, en especial, al drama de René, quien extraña a su familia y hace todo lo posible para reunirse con su esposa e hija. Olga sufre porque su marido se ha convertido en un gusano. No es fácil vivir en Cuba si tu compañero es un desertor y menos si no estás de acuerdo con esa decisión. Lo ama, pero está dolida. Debe elegir entre la Patria o el amor de su vida y padre de su hija. Una especie de dilema shakesperiano latinoamericano.

Hasta aquí la película anda bien. Luego toma un giro frenético con la aparición de Gerardo Hernández (Gael García Bernal), el líder de la red avispa. El thriller se torna en una especie de documental apurado donde quiere explicar cómo se formó la red de espionaje y presenta por arriba algunos de los demás integrantes. Es un cambio de registro inesperado que genera más confusión que claridad. Abre mucho el abanico de personajes y necesita de espectadores y espectadoras muy atentxs.

Luego vuelve al thriller político y relata cómo se organizaron atentados en hoteles de Cuba para ahuyentar al turismo. Nuevos personajes. Nuevas historias. Quizás Assayas quería dar cuenta de la complejidad de los contrarrevolucionarios y de lo que eran capaces de hacer para tumbar al gobierno socialista de los Castro. Si no te perdiste en la trama, podríamos decir que lo logra.

En las más de dos horas que dura la película el camino de la ancha avenida del medio, seguramente sin quererlo, queda inclinado para el lado cubano. Incluso muestra una entrevista a Fidel Castro donde éste admite con sorna la creación de la red avispa: “Me resultaba asombroso que el país más espiador del mundo acusase de espionaje al país más espiado del mundo. Sí, a veces hemos enviado ciudadanos cubanos que se han infiltrado en organizaciones contrarrevolucionarias”.

Retrata a la mayoría de lxs espías como personas convencidas de defender a su país de los ataques terroristas de los anticastristas. En cambio, estos no ofrecen ni una pizca de bondad durante la película. Como era de esperar, generó rechazos en Miami.

El thriller tiene sus altibajos pero resulta entretenido. No pasará a la historia, pero servirá para difundir la historia de “los cinco”, los agentes cubanos que se infiltraron en las entrañas de la contra en Miami.

La red avispa (Wasp Network) Brasil / Bélgica / España / Francia, 2019. Guión y Dirección: Olivier Assayas. Basado en un libro de Fernando Morais. Montaje: Simon Jacquet. Fotografía: Yorick Le Saux, Denis Lenoir. Elenco: Edgar Ramirez, Wagner Moura, Penélope Cruz, Leonardo Sbaraglia, Gael García Bernal, Ana de Armas.

La Red Avispa (en ESPAÑOL) | Tráiler oficial | Netflix España

Dejá tu comentario