Sociedad | Opinión | Horacio Rodríguez Larreta |

Larreta: baldosas, sí; educación inicial, no

La educación inicial es fundamental para aprender a aprender; quienes no acceden al Jardín, arrancan su formación en desventaja respecto del resto de las personas porque no aprendieron a incorporar conocimientos de la misma manera.

Como cada año, febrero es un mes de incertidumbre y desesperación para miles de familias que eligieron para sus hijxs la Escuela Pública y que el viernes empezaron a recibir los correos electrónicos en los que el Gobierno de la Ciudad les informa que no tienen vacante en el sistema estatal.

No son casos aislados, se trata de 24 mil niñxs que ven cómo el gobierno que debería garantizar sus derechos elementales, incumple la Constitución de la Ciudad. La norma es clara pero Horacio Rodríguez Larreta decide ignorarla.

El Artículo 24 dice que “la Ciudad asume la responsabilidad indelegable de asegurar y financiar la educación pública, estatal laica y gratuita en todos los niveles y modalidades, a partir de los cuarenta y cinco días de vida hasta el nivel superior”.

“Otro año más sin vacante para mi hija que en marzo tiene que empezar Primer grado y no sabemos dónde va a ir. No es justo que nos traten así. Te desalientan y te hacen sentir humillada”.

Son palabras dichas entre lágrimas por una madre que este lunes fue a reclamar al Distrito Escolar 6 y se retiró con las manos vacías y palabras de desaliento de parte de la gestión. Quienes la acompañaban contaron que la persona que la atendió se dijo que "había rechazado veinte amparos por hacinamiento” y que no le iban a dar la vacante.

El dolor es enorme y se transforma en frustración para quienes no tienen recursos suficientes para afrontar el pago de un jardín de infantes privado, la alternativa que propone el GCBA.

Alejado de cualquier solución a la falta de vacantes en el nivel inicial del sistema educativo, Larreta promociona la existencia de Centros de primera Infancia en los que “la Ciudad le da una mano a padres y madres a través del cuidado de sus hijos mientras ellos trabajan o estudian”.

La gestión que invierte más dinero en cambiar baldosas que en construir y arreglar escuelas usa un discurso publicitario amiguero para vender una alternativa en la que no se habla de educación, simplemente porque los CPI dependen del Ministerio de Desarrollo Social y para su funcionamiento no consideran necesaria la presencia de docentes.

Larreta no puede hablar de pesada herencia en la Ciudad, al menos no sin salpicar a su socio/ antecesor. Ninguna política o recorte de Mauricio Macri como Jefe de Gobierno le resultó ajena porque él fue parte fundamental de la gestión en esos ocho años. Es más, su decisión es la de continuar una línea de ajuste permanente y sostenido que redujo el presupuesto educativo a razón de un punto por año, con consecuencias obvias y visibles. Más recortes, más necesidades insatisfechas. Menos presupuesto, menos vacantes.

La educación Inicial es fundamental para aprender a aprender. Las personas adultas que no fueron a la escuela primaria o no accedieron a la secundaria, tienen siempre la posibilidad de recuperar esos conocimientos y completar sus estudios. Pero quienes no accedieron al Jardín, arrancan su formación en desventaja respecto del resto de las personas porque no aprendieron a incorporar conocimientos de la misma manera que quienes sí asistieron al nivel Inicial.

La tendencia mundial en materia de educación inicial es que los jardines de infantes estén cerca de los lugares de trabajo de las madres y los padres. Sin embargo, la ministra de Educación de la Ciudad resolvió cerrar el Jardín del Ramos Mejía, una institución reconocida a la que concurren lxs hijxs del personal del hospital y niñxs que residen en el barrio.

El Gobierno argumenta que el edificio actual será reemplazado por uno moderno, construido especialmente a pocas cuadras del hospital. La decisión es motivo de una disputa que actualmente se sustancia en la Justicia ya que la UTE, junto al resto de la Comunidad Educativa, sostiene que el mejor de los CPI no tiene un edificio como este y que, lugar de un traslado, lo que se necesita es abrir más jardines. La solución es clara. Se trata de crear vacantes, no de reemplazarlas.

+ El autor es docente, Secretario General de UTE y de CTA Ciudad y Secretario Gremial de CTERA. 

Dejá tu comentario