Política | oposición | Carrió | Gobierno

Ahora Elisa Carrió se vende como una opositora "moderada"

Estaba callada pero cuando habla... da que hablar: la ex diputada dijo que está del lado de Rodríguez Larreta y, sobre la interna, enfatizó que "no está bien radicalizarse".

La ex diputada Elisa Carrió aseguró que tiene "buena relación" con todas las figuras de la oposición incluida la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, quien integra el "ala dura" de Juntos por el Cambio, pero ratificó que se "identifica" más con la línea discursiva del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Si bien la conocemos por sus explosiones polémicas, Carrió se autopercibe como parte de la "línea moderada" de la oposición y sostuvo que "la salida no es radicalizarse ni por un extremo ni por el otro".

"Yo estoy en la línea moderada desde siempre. Algunos me dicen que yo siempre fui halcón y sí, soy halcón cuando los presidentes están arriba y son corruptos, pero no golpeo a los que están abajo", sostuvo la líder de la Coalición Cívica.

“Me identifico totalmente con la democracia, y no creo que esté bien radicalizarse en una oposición que no conduzca a la Argentina a la unidad. Una cosa es lucha contra la corrupción, y otra cosa es partir a la Argentina”, dijo.

“Lo que tenemos que hacer, nosotros, que hemos vivido crisis, es llamarlos a la serenidad a ellos. No es la oposición la que está gritando, es la Corte”, agregó.

MODERADA AL ATAQUE

La co fundadora de Juntos por el Cambio Elisa Carrió evaluó que el principal problema del país es que "Cristina Kirchner y Alberto Fernández no pueden resolver la cuestión del poder, sobre todo en la economía" y cuestionó el rol del Presidente.

La líder de la Coalición Cívica sostuvo que Fernández es un presidente "absolutamente sin poder" y consideró que "por eso se enoja tanto con la oposición", al tiempo que habló de una "crisis en el seno del Gobierno".

En declaraciones al programa "Pan y Circo" que conduce Jonatan Viale por Radio Rivadavia, Carrió evaluó: "El problema hoy es que Cristina y Alberto no pueden resolver la cuestión del poder, sobre todo en la economía".

"La excusa es la Secretaría de Energía, pero el tema es que ella (Cristina Kirchner) no quiere a (el ministro de Economía, Martín) Guzmán, cree que es un enviado del Fondo Monetario cuando es el único factor de credibilidad que tiene este Gobierno, mínimo, pero lo tiene", agregó la ex diputada.

En este sentido, Carrió sostuvo que "un Gobierno no puede estar frente a todas las crisis, porque cuando construye todas las crisis se aniquila a sí mismo" y agregó: "No hay crisis en la Justicia, algunas decisiones nos gustan y otras no, pero no hay una crisis, tampoco en el Congreso, hay una crisis en el seno del Gobierno".

Según la referente opositora, a ello se suma que "tienen una crisis sanitaria por impericia en la compra de vacunas, en la provincia de Buenos Aires hay un enorme problema sanitario, y tienen una crisis económica por la alta inflación que no pueden bajar y por la falta de sostén que tiene el ministro de Economía".

Respecto de los últimos actos del Presidente, Carrió sostuvo además que "hay un grito público contra la Corte, la oposición, pero hay gritos en privado entre Cristina con su hijo (el diputado Máximo Kirchner), con Fernández, con Guzmán, con los gobernadores, no tiene nada que ver ni (el jefe de Gobierno porteño, Horacio) Rodríguez Larreta, ni el fallo de la Corte".

MENSAJE A LA LINEA DURA

"Yo creo en la democracia, creo que la salida no es radicalizarse ni por un extremo ni por el otro, ni con el kirchnerismo ni con una oposición que no conduzca a la unidad de la Argentina", afirmó la dirigente.

En la misma línea, agregó: "El futuro de la Argentina tiene que estar en una salida democrática, republicana, pluralista y moderada, porque la falta de moderación nos lleva a la partición de las sociedad y las sociedades partidas solo llevan a guerras civiles".

Dejá tu comentario