Política | Opus Dei | Aborto | Interrupción Voluntaria del Embarazo

Fuerte discurso de una senadora ex Opus Dei que apoya el aborto legal

Gladys González, del PRO, recorrió su historia personal, criticó a la Iglesia Católica y se preguntó si los antiderechos "quieren criminalizar" a las mujeres.

La senadora Gladys González (PRO - Buenos Aires) pronunció poco antes de la medianoche del martes uno de los discursos más reconocidos y celebrados en el debate por el proyecto oficial de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Lo hizo desde su lugar de practicante católica y ex miembro del Opus Dei, pero sobre todo por esta condición en relación a que con su voto apoya el aborto legal.

SDORA. GLADYS GONZÁLEZ - SESIÓN ESPECIAL IVE 29-12-20

La legisladora de Juntos por el Cambio contó que fue "a un colegio religioso", que la bautizaron, tomó la comunión y la confirmación. Y agregó: "Solía frecuentar al Opus Dei, crecí con el precepto de que debía llegar virgen al matrimonio".

"El peronismo no puede dejar que las pobres sean castigadas"

"Quiero preguntarle a mi Iglesia. ¿No será hora de hacer una autocrítica? ¿No será hora de preguntarnos por qué nuestras mujeres católicas abortan? ¿No será hora de mirarnos hacia adentro, qué estamos haciendo mal que el mundo se aleja de nuestra fe y elige otras espiritualidades?", completó.

"No podemos quererle imponer nuestra moralidad católica a todo el pueblo argentino, sobre todo cuando hemos fallado porque llegamos tarde a entender la necesidad de la educación sexual, del uso de anticonceptivos, porque no llegamos a salvar ninguna vida"

En este mismo marco la senadora denunció que fue amenazada y presionada a través de mensajes de texto, mails y hasta whatsapp por su posición ante la IVE.

La senadora agregó también que "se trata de desigualdad y de hipocresía. La mayoría en este país no tuvo ni tiene las mismas oportunidades. ¿Ustedes quieren criminalizar cuando no llegamos a tiempo? Asumamos nosotros la responsabilidad".

Y añadió: "Que no muera ni una mujer más".

"El aborto clandestino es un negocio, y a ese negocio le interesa poco salvar una vida. La clandestinidad mata, no salva ninguna vida, está comprobado. No estoy dispuesta a seguir cerrándole la puerta del sistema de salud a ninguna mujer", completó.

Dejá tu comentario