Economía | PASO | estabilizar | Economía

"Es un paso fundamental para estabilizar a la economía"

El ministro de Economía, Martín Guzmán, sostuvo que "el Presupuesto 2021 es un paso fundamental para estabilizar a la economía" y volver al crecimiento.

“El Presupuesto 2021 es un paso fundamental para estabilizar a la economía argentina y devolverla a un sendero de crecimiento inclusivo”, dijo el ministro de Economía, Martín Guzmán, al referirse ante la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados, donde presentó el Proyecto de Ley de Presupuesto 2021.

"El Presupuesto es otro paso fundamental en el proceso de estabilizar a la economía argentina y devolverla a un sendero de crecimiento inclusivo y estable. Es la herramienta más importante para la política pública. Estamos presentando el ancla del esquema integral macroeconómico de transición entre el lugar en el que hoy se encuentra la economía argentina y el lugar al que queremos llevar a la economía argentina", consideró.

En este sentido explicó que "hoy estamos ante una situación difícil que presenta enormes desafíos en Argentina y en el mundo, que está sufriendo los efectos de una pandemia que no tiene precedentes en el sistema capitalista tal como lo conocemos. Le ha generado un golpe fuertísimo a la economía mundial y a la economía argentina que ya estaba viviendo una situación de profunda crisis macroeconómica. Todos los indicadores muestran en los últimos años que Argentina viene transitando un sendero de deterioro en cuanto a lo económico y social que se ha profundizado con la pandemia".

Alberto Fernández / Martín Guzmán
"Es un paso fundamental para estabilizar a la economía"

"Es un paso fundamental para estabilizar a la economía"

"Queremos encontrar un sendero de desarrollo virtuoso e inclusivo para que el país genere trabajo para toda su estructura sociodemográfica y un sendero de estabilidad en el cual las familias puedan crecer en un ambiente de tranquilidad y seguridad económica. Buscamos construir un puente que nos conduzca hacia objetivos de desarrollo y a un esquema de política macroeconómica diferente del que hoy puede tener la Argentina, que corresponda a una economía de estabilidad. Es un puente que requiere de una tarea colectiva y de ponernos de acuerdo en pilares que sean tratados como políticas de Estado", señaló Guzmán.

Agregó que desde el Gobierno "buscamos una política productiva que satisfaga cinco condiciones: la primera es la de la inclusión; que haya oportunidades para todas y todos. La segunda es el dinamismo productivo, que nuestra estructura productiva sea capaz de generar valor. La tercera es la estabilidad macroeconómica, una condición necesaria para alcanzar los otros objetivos y que no ha estado presente en buena parte de la historia argentina. La cuarta es tener un esquema que garantice un desarrollo con equidad federal. La quinta el respeto por la soberanía y no estar limitados en el campo económico a tomar decisiones que permitan alcanzar los objetivos del desarrollo".

"Si hoy no estuviésemos en la situación en donde estamos, ciertamente sería distinta la forma de hacer política macroeconómica que la que hoy podemos ejecutar dadas las restricciones que tenemos", ratificó

Sobre la Política fiscal, dijo que "lo que necesita Argentina es asegurar que transita un sendero de estabilidad fiscal en el cual el Estado cuente con herramientas para hacer política fiscal contracíclica y al mismo tiempo para hacer políticas productivas que estén alineadas con los objetivos de inclusión, de dinamismo productivo".

"¿Cómo quisiéramos financiar a la política fiscal? Principalmente a través de deuda pública en nuestra propia moneda, lo que requiere de un desarrollo del mercado de capitales local y no depender del endeudamiento en moneda extranjera y tampoco de forma estructural del financiamiento de la autoridad monetaria", detalló.

En este sentido recapituló que "desde el 10 de diciembre se ha tratado de reconstruir el mercado de deuda pública en pesos y la Secretaria de Finanzas ha ejecutado una estrategia que ha ido en el carril correcto. El Estado ha podido elevar sus niveles de financiamiento en moneda local y ha logrado ir transformando una parte de la deuda en moneda extranjera en deuda en moneda doméstica y eso también es un ancla para el desarrollo del mercado de capitales doméstico".

"Al mismo tiempo se ha logrado reestructurar la deuda pública en moneda extranjera y Argentina cuenta hoy con condiciones diferentes en ese frente también, pero aun hay camino por recorrer para que el país pueda asegurar tasas, para el financiamiento, en los niveles que consideramos razonables", señaló el funcionario.

En cuanto a la política cambiaria, Guzmán dijo que "lo que buscamos en la transición es poder mantener la estabilidad del tipo de cambio real, una tendencia estable, asegurando condiciones de competitividad, y en el horizonte, que Argentina pueda contar con regulaciones de la cuenta de capital que son distintas de las que hoy están presentes. A lo que se busca llegar, es que se puedan implementar condiciones macroprudenciales. Un manejo de la cuenta de capitales que favorezca la entrada de inversiones para la economía real pero que desaliente el ingreso de capitales especulativos que ha sido una constante en los 4 años que precedieron a nuestro periodo de gobierno".

"Transitar por la sostenibilidad fiscal requiere una economía que se recupere; no hay forma de estabilizar la economía si ésta no se recupera. La política fiscal debe apuntar al objetivo de la recuperación mientras se busca la sostenibilidad fiscal", especificó.

"El principio número uno es que no hay estabilización macroeconómica posible si no hay una recuperación económica. En un contexto de recesión requiere que el Estado tenga un rol activo en pos de impulsar políticas para la recuperación, generando más dinamismo en la demanda agregada, y confianza al sector privado de que habrá más demanda en aquello que pueden producir", sostuvo.

Dijo que "hay que impulsar a la economía entendiendo que hay múltiples restricciones de financiamiento y que tenemos que encontrar un balance entre estos dos principios".

"El Presupuesto apunta a un déficit fiscal primario de 4,5% del Producto, un nivel que consideramos adecuado en el contexto de las restricciones que enfrentamos para apuntar a una recuperación de la actividad económica", señaló.

Dijo que "al déficit primario se le suman los intereses de la deuda pública que totalizan 1,5% del Producto. Este Presupuesto se apunta a financiar con 40% de deuda pública y 60% de financiamiento por parte del Banco Central. No es el mix óptimo, pero es el que consideramos factible para que el Estado pueda lograr en el proceso de normalización de la deuda pública".

"Queremos hacer un presupuesto sobre la base del realismo. Y si después la realidad resulta ser mejor, por supuesto que nos reservamos cierta flexibilidad. Es el escenario de base que consideramos más razonable, pero entendemos que siempre puede haber contingencias y sobre todo en un escenario en como la economía mundial está viviendo en este momento", señaló.

"Ese escenario proyecta un crecimiento del producto de 5,5%, un crecimiento del consumo privado, una variación interanual también del 5.5%. El consumo público 2%, la inversión crece 18,1%, las exportaciones 10,2%, las importaciones 16,3%, el tipo de cambio nominal varia de manera de que el 10 de diciembre de 2019 al 31 de diciembre de 2021, el tipo de cambio real, medido sobre el tipo de cambio oficial, permanezca estable. Consistente con ello, una tasa de inflación interanual del 29%", sostuvo Guzmán.

Recalcó que "este presupuesto refleja entonces lo que es el programa fiscal y financiero en el marco de un esquema macroeconómico que también incluye un esquema para la parte cambiaria, para la parte monetaria y para la parte regulatoria. Se realiza en una circunstancia profundamente adversa, de una economía que estaba muy lastimada y la que la pandemia la golpeo aún más".

"Cada decisión está asociada a disyuntivas y genera otras tensiones. Pero consideramos que en lo que va a ser este proceso del tratamiento de la ley del presupuesto 2021, discutir con seriedad, con responsabilidad y de una forma civilizada nos va a hacer bien, como país. La grieta cuesta. La discusión incivilizada sobre la base de la grieta tiene un costo, un costo económico, para la vida de la gente, un costo en términos de ansiedad, y todo lo que eso genera. Yo y el gobierno nacional, desde el liderazgo del Presidente de la Nación, Alberto Fernández, invitamos a todos a discutir sobre esos preceptos, de la seriedad, de la responsabilidad y de actuar de forma civilizada, porque el gran desafío de la Argentina ha sido el de encontrar un rumbo y ahora nos toca eso, y es una tarea colectiva, de todas y de todos", concluyó.

Dejá tu comentario