Alucinema | Perón | Isabel | Bafici

Secretos de Isabel Perón en una película imperdible

"Una casa sin cortinas" forma parte del Bafici y desde su estreno se transformó en uno de los films clave de la edición 2021 del festival.

Es uno de los personajes que más intriga han generado en la historia política de las últimas décadas. Bailarina de locales nocturnos, pareja de Juan Domingo Perón, vicepresidenta de la Nación, viuda de Perón, Presidenta, presa de la dictadura y, luego, el ostracismo en una casita en España.

El derrotero de María Estela Martínez de Perón, o, mejor dicho, Isabel Perón, es el de las figuras trágicas de la historia, el de las condenadas al olvido después de años de vida a caballo del vértigo y el abismo.

La edición 2021 del Bafici presentó como parte de la Competencia Oficial Argentina el documental "Una casa sin cortinas", film de Julián Troksberg que bucea entre los secretos que la primera presidenta mujer de la Argentina guarda bajo cuatro llaves en su eterno exilio español.

Apoderados, abogados, exfuncionarios de su gobierno (el oscuro Carlos Ruckauff), amigas (entre ellas Haydée Padilla) y militantes que sufrieron a la Triple A, dan su testimonio sobre los años en los que el poder estaba por llegar a la vida de "Isabelita" y también sobre los que la tuvieron en el centro de la escena nacional, incluso en lo que fue su efímero regreso a la Argentina una vez conquistada la democracia.

Los 10 films fundamentales sobre la dictadura cívico militar

Entre anécdotas sobre espiritismo y el miedo a la brujería que la llevó a convertirse en el virtual títere de José López Rega, su devoción por Perón y hasta cuestiones de ego que la hicieron dejar de hablarle a una conocida que dijo que Perón y Evita eran insuperables, el documental de Troksberg atraviesa la historia argentina de los últimos 50 años como un misil de política cruzada con la no-política que parecía representar esa mujer que para algunxs era una inútil irrecuperable y para otrxs el cerebro maléfico que le dio bandera blanca al Ejército para iniciar la escalada asesina que a partir de 1976 continuó a través del genocidio de la dictadura cívico militar.

"Isabel arregló el cuerpo de Evita cuando se lo entregaron a Perón", revela ante cámaras un allegado de aquella época. "Isabel no conducía nada", dice a su vez un avezado dirigente político sobre el rol que cumplió María Estela Martínez tras convertirse en viuda. "Ningún rol", acota otro.

Una casa sin cortinas - Trailer

Los testimonios del documental, a galope de un trabajo de montaje impecable, se entremezclan con imágenes de archivo que ilustran las distintas épocas que atravesó la bailarina ("no era bailarina del Colón... era otra cosa", dispara un gorila furtivo con gesto, voz y discurso de gorila furtivo) luego devenida en Vicepresidenta sin funciones de peso, aunque algún testimonio la señala como responsable de encomiendas exitosas que Perón le asignaba cuando no podía viajar a las provincias a arreglar entuertos del partido.

La búsqueda del film, en tanto, se hace literal cuando su realizador viaja a Madrid a intentar una entrevista con Isabel. Lo hace en persona, en la puerta de la casa (modesta en contraste con el imaginario popular que la sitúa en una mansión palaciega) que ocupa la expresidenta. El resto hay que descubrirlo, como vale la pena descubrir los datos que aparecen en pantalla como asomados entre las líneas de libros y artículos que se han escrito en todo este tiempo sobre Isabel y que, por el momento, no parecen haber conseguido trazar un perfil con tanto relieve como el que se construye a lo largo de los 91 minutos de documental.

Bonus track: A modo de desafío para el espectador, en uno de los pasajes de archivo puede verse un acto de los años 80 cuando Isabel viajó al país una vez regresada la democracia. Allí, en la calle, entre los militantes que fueron a saludar a la visitante, se puede divisar a un joven Aníbal Fernández ya portador de su característico bigote.

Dejá tu comentario