Sociedad | policía | cartonero | gatillo

Gatillo fácil: una policía porteña mató a un cartonero

El hombre estaba grave internado en el hospital Ramos Mejía desde el 31 de diciembre cuando la oficial le disparó. La acusan de "homicidio agravado".

Un nuevo caso de gatillo fácil a manos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires se dio esta semana. Obviamente, la víctima pertenece a una población vulnerabilizada, como casi todos los casos de asesinatos de las fuerzas de seguridad.

Se trata de Pablo Pereyra, un trabajador cartonero que murió este miércoles en el hospital porteño Ramos Mejía. Estuvo internado en grave estado desde el 31 de diciembre al recibir un disparo de un arma reglamentaria por parte de una oficial de la fuerza porteña. A partir de su fallecimiento, la causa se recaratuló como homicidio agravado por abuso de la función como miembro de una institución de seguridad y por el uso de armas de fuego.

Según las fuentes policiales, ese día la oficial - de quien no se reveló su identidad- abrió fuego varias veces desde su auto particular cuando un hombre intentó robarle el celular alrededor de las 13 en la esquina de las calles Constitución y Presidente Luis Sáenz Peña, en el sur de la Ciudad de Buenos Aires. En su declaración, el ladrón aseguró que no estaba armado, lo que complicaría, en principio, la situación de la mujer que permanece detenida. La situación quedó registrada en las cámaras de la zona.

Sin embargo, la bala terminó hiriendo al trabajador que se encontraba recolectando cartones en la otra esquina, en Constitución y San José, a 100 metros del hecho. Según testigos, Pereyra cayó al suelo gravemente herido y fue trasladado al hospital. Ahí quedó internado hasta que finalmente murió este miércoles.

Por su parte, el juez en lo Criminal y Correccional Nacional 4, Martín Yadarola, dispuso que, al estar involucrada una oficial de la Policía de la Ciudad, la pesquisa sea realizada por la División Investigación de Homicidios de la Policía Federal Argentina. Fueron ellos los que, durante un allanamiento en su vivienda del conurbano bonaerense, detuvieron a la acusada. La policía había solicitado vacaciones el 1 de enero, horas después de balear al cartonero.

Según afirma Notas Periodismo Popular, desde enero del 2017 -cuando la Policía de la Ciudad reemplazó a la Metropolitana- hasta diciembre del 2020, las fuerzas de seguridad gestionadas por Horacio Rodríguez Larreta cometieron 91 fusilamientos de gatillo fácil, según el último informe de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI). Hasta el momento, el cuerpo policial cuenta con 30 mil efectivos, y el jefe de Gobierno asegura que deberían ser más.

Dejá tu comentario