Política |

La campaña contra Filmus quedó impune

Se trata del antecedente de las encuestas telefónicas con las que se buscó desprestigiar al ex candidato.

En la víspera de una elección importante en la Ciudad de Buenos Aires, el PRO volvió a valerse de encuestas capciosas para perjudicar a su adversario político. A ocho días del balotaje para definir al jefe de gobierno porteño, el candidato de ECO Martín Lousteau –que enfrentará al macrista Horacio Rodríguez Larreta-, denunció que ciertas "prácticas del PRO" le hacen acordar a las que le hicieron a (Daniel) Filmus", en alusión a una encuesta telefónica que busca presionarlo para bajarse de la segunda vuelta electoral (ver página 3 y 4). El actual secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas había sufrido una campaña sucia similar en 2011, cuando disputó la intendencia con Mauricio Macri. La causa judicial, que se abrió entonces por la violación del artículo 140 del Código Electoral (por inducción con engaños), prescribió a fines del año pasado en los tribunales porteños.

"Macri y Durán Barba lograron impunidad en la campaña sucia anterior, por eso hoy se atreven a repetirla", afirmó ayer Daniel Filmus, quien sufrió en carne propia las metodologías ilegales del PRO. En diálogo con Tiempo, el también candidato al Parlasur dijo que no le "extraña" que Macri, bajo el asesoramiento de Jaime Duran Barba, replique la estrategia ilegítima que desplegó cuatro años atrás cuando "a través de más de 1,3 millones de encuestas telefónicas trianguladas desde Estados Unidos" buscó desprestigiarlo. Entre las diversas mentiras, se afirmaba que el padre de Filmus era arquitecto y trabajaba para Sergio Shocklender. Entonces, acababa de estallar el caso de las irregularidades en la construcción de viviendas a través de Sueños Compartidos.

Si bien el caso del padre de Filmus fue el más conocido, lo cierto es que hubo cientos de llamados que pretendían difamar al actual funcionario del gobierno nacional (se lo vinculó, por ejemplo, a la toma del Parque Indoamericano). "En la causa se demostró que estas llamadas fueron pagadas por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires", explicó Filmus.

En la pesquisa que se abrió por violar la ley Electoral se logró reconstruir el origen de los llamados: el entramado desde el cual se pergeñó la maniobra incluyó a las empresas Opinión Confidencial SRL, Call&Contact Center SRL, Tag Continental SRL, y Connectic SRL. Se realizaron hasta pedidos al Banco Ciudad para que informase los movimientos de determinadas cuentas corrientes. Se hallaron tres cheques pagados a estas empresas por "la campaña del PRO", explicaron los investigadores a este diario. "Existió una serie de pagos realizados por el gobierno de la Ciudad que ascendieron a 6 millones de pesos por diferentes servicios prestados por estas firmas", añadieron. En el expediente estuvieron acusados Duran Barba, Rodrigo Lugones y Guillermo Garat, informó Tiempo Argentino.

"Macri se atreve a repetir la campaña sucia porque, a pesar de que la Justicia Federal a través de la jueza María Servini de Cubría condujo una investigación donde se encontraron todas las pruebas que confirmaban el delito, logró que la denuncia pasara a la Justicia de la Ciudad y quedara impune", remarcó Filmus. Fue justamente cuando pasó a los tribunales porteños que la causa se estancó. En diciembre del año pasado, la Cámara de Apelaciones en lo Penal Contravencional y de Faltas confirmó la prescripción y sobreseyó definitivamente a los tres acusados.

"Los fiscales porteños en lugar de averiguar quiénes produjeron la campaña sucia ordenaron investigar a mi viejo. Indagaron si era militante como si eso tuviera algo que ver con las grabaciones. Investigaron a la víctima y no al victimario", recordó Filmus. "A pesar de que Macri se rasga las vestiduras hablando de la Justicia nacional, logró que la causa se mantuviera inmóvil durante todos estos años y prescribiera, a partir de su manejo de los fiscales de la Ciudad", dijo el funcionario.

Fue tan lento el impulso que en 2013 cuando se fue a hacer una pericia a uno de los domicilios señalados, la propiedad ya no estaba alquilada por Durán Barba & Asociados.

Temas

Dejá tu comentario