Política |

“Si a Cristina le va mal, nos va a ir mal a todos”

Ricardo Pignanelli, quien se convertirá en el nuevo titular del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA), aseguró que la CGT necesita una “unidad verdadera, unidad por objetivos, no por nombres”.

Al ser consultado sobre el rol de SMATA partir de la renovación que se producirá en el gremio el martes próximo, Pignanelli dijo que pretende tener un rol protagónico y que “va a trabajar por la unidad del movimiento obrero”.

Asimismo puntualizó que “si a Cristina le va bien a los trabajadores les va a ir bien; si a Cristina le va mal nos va a ir mal a todos, a los trabajadores y a los dirigentes, pero esto no quiere decir que yo no reclame para mis trabajadores lo que tengo que reclamar”.

“Lo peor que podamos hacer los dirigentes -añadió- es querer la unidad por nombres, la unidad se debe lograr por objetivos. Lo necesitan los trabajadores y lo necesita el país, ya que estamos frente a una oportunidad histórica, y si antepongo nombres, estoy yendo detrás de nombres”.

En ese sentido consideró que “el movimiento obrero debe estar detrás de objetivos, pero objetivos que nos conformen a todos, y a partir de los objetivos que nos conformen a todos seguramente va a nacer la unidad, y la unidad va a hacer que se favorezca el trabajador”.

Al respecto agregó que “si el trabajador se favorece es porque el país está caminando mejor, por eso insisto que la unidad del movimiento obrero la necesitan los trabajadores y el país”.

Asimismo ratificó su compromiso de seguir “apostando al modelo económico de producción nacional que inició Néstor Kirchner y continúa la presidenta Cristina Fernández de Kirchner”.

Pignanelli reemplazará el año que viene al actual secretario general de SMATA, Mario Manrique, dado que el martes 6 de diciembre encabezará la única lista que se presenta para renovar a la conducción nacional que regirá los destinos del gremio hasta 2016.

Consultado sobre cómo calificaría a la actividad automotriz actualmente, Pignanelli indicó que “en una escala de valores de 1 a 10 está en 9. El puntito que falta es lograr un mayor contenido nacional en las unidades que se fabrican en el país, que hoy está en un 27 por ciento”.

“Los trabajadores nucleados en SMATA deseamos llevar el contenido de componente nacional a un 40 por ciento, porque cada punto que logremos significan 5.000 empleos nuevos directos y alrededor de 10.000 indirectos”, agregó.

Tras precisar que en 2011 “se superaron todos los récords de fabricación de automotores”, el sindicalista mecánico añadió que “estamos en 750.000 unidades y para fin de año llegaremos a 850.000”.

Luego de afirmar que “de esa cantidad, más del 60 por ciento se exporta a naciones del MERCOSUR”, Pignanelli puntualizó que “la mayoría, a Brasil, pero en los últimos tiempos ha progresado mucho el mercado de América del Sur”.

Pignaneli precisó que “hoy, por las manos de las empresas automotrices están pasando más un 1.100.000 unidades, porque además de las 850.000 que fabricamos también hay que hablar de las 400.000 unidades que vienen del exterior y se negocian en el país”.

“Esa cifra final nunca aparece como dato, porque siempre aparece la cantidad de autos de fabricación en la Argentina, pero no nos olvidemos que toda esa cantidad genera regalías, y ahí es cuando nosotros decimos que no tiene que haber problemas para discutir salarios”, sostuvo.

Acerca del proyecto cegetista de reclamar participación de los trabajadores en las ganancias de las empresas, Pignanelli informó que “los trabajadores de SMATA cobran desde 1975 -está en el convenio- un bono vacacional anual que oscila en el pago de entre 140 y 200 horas”.

Temas

Dejá tu comentario