Economía | Precios cuidados |

Precios Cuidados: un balance necesario

El Programa es un potente sistema de información que ayuda a los consumidores a racionalizar compras y defender ingresos.

Hace una década en Mar del Plata, Venezuela, Argentina y Brasil se encargaron de frenar la estrategia de Washington en la región al negarse a aceptar el ALCA. Se trataba del acuerdo de libre comercio hegemonizado por EE UU y destinado a funcionar como ropaje de dominación imperial en Nuestra América.

A pocos días de un balotaje inédito no es posible escaparle al debate sobre los dos modelos de país en disputa. Por ejemplo, en el tema precios, para el que existen dos visiones muy distintas y propuestas con políticas diametralmente opuestas. Según cuál se elija, así será el impacto en los salarios y en las condiciones de vida.

La política de Precios Cuidados abarca diversas acciones para administrar precios y cuidar el poder de compra de los consumidores. En primer lugar garantiza una estabilidad de precios en forma trimestral de modo que se convierte en una herramienta fundamental a la hora de defender el poder adquisitivo de los trabajadores. Por otro lado, es notable su contribución en el crecimiento económico ya que aumenta la demanda y necesariamente la producción de bienes de consumo masivo. Este es un aporte clave del programa al vincular la rentabilidad empresaria con el incremento del volumen comercializado y no con los aumentos de precios. Otra contribución es la creación de nuevos hábitos de compra que han ido consolidándose en forma paralela al empoderamiento de los consumidores al disponer de la facultad de comparar precios y controlar el cumplimiento de los acuerdos. La consolidación del programa posibilitó por primera vez transparencia en el proceso de formación de precios y abrió un espacio institucional para que el Estado administre las relaciones entre todos los actores de la cadena de valor. A modo de balance podemos destacar que el programa Precios Cuidados funciona como ancla para los demás precios de la economía en razón de que su canasta pasó de 194 a 512 productos y el aumento de precios que registró en dos años es del 25,2%, muy por debajo de cualquier índice. Por su parte, el cumplimiento de valores pactados de los productos y señalización ha alcanzado el 99% y el nivel de abastecimiento se ha ido incrementando período a período hasta llegar el cumplimiento de stock del programa a las previsiones habituales de los supermercados.

En lo que va del año se sumaron 130 productos nuevos, marcando un incremento de la cantidad de productos del 163% desde su lanzamiento. La variación de precios para todo 2015 alcanzará el 11,9% luego de que en el cuarto trimestre el incremento fue del 2,5 por ciento. Si hablamos de la cantidad de empresas participantes podemos destacar que pasó de 60 a 115 desde su lanzamiento, incorporando 27 empresas este año. Estas empresas proveedoras comercializan sus productos en más de 2000 bocas de expendio de las grandes cadenas de supermercados de todo el país.

Sin embargo, el programa no sólo se limitó a garantizar el abastecimiento de los productos de Precios Cuidados en las grandes cadenas de supermercados sino que progresivamente fue ampliando su ámbito de aplicación y los segmentos incluidos: los formatos comerciales de la Red Comprar, las dietéticas para productos para celíacos, los bares de aeropuertos, terminales de trenes y ómnibus son algunos ejemplos de la ampliación de los acuerdos de precios. La última novedad fue la inclusión de Precios Cuidados para el comercio electrónico, brindando así a los consumidores referencias de precios para compras online de productos para el hogar.

En cuanto a la Red Comprar, podemos destacar que cuenta hoy con más de 5000 comercios adheridos, más de 150 pymes proveedoras, tres centros logísticos mayoristas, tres supermercados minoristas, camiones recorriendo el país que promocionan en el mercado interno el comercio de alimentos de consumo popular y acuerdos con Ferrocarriles Argentinos para promocionar con tarifas preferenciales la utilización del transporte ferroviario que reduce costos logísticos.

Por todo ello, Precios Cuidados se convirtió en una herramienta fundamental para luchar contra la especulación y defender el poder adquisitivo de los consumidores sin aplicar las políticas de ajuste a las que pretende volver la alianza Cambiemos. La política de Macri será desregular el valor del dólar con una maxidevaluación para que su precio no vuelva atrás, quitar subsidios con la generación instantánea de aumentos en las tarifas de luz, gas, agua y transporte, y desregulación de los precios en el mercado de bienes de consumo masivo.

Así, desde la Alianza Cambiemos endilgan el incremento de precios "al aumento del gasto público y la emisión monetaria" pretendiendo de esta forma generar la antesala para aplicar nuevamente políticas de ajuste porque, repiten, es la única política anti-inflacionaria viable ya que "los Precios Cuidados son para la gilada", como afirmara alguna vez José Luis Espert, asesor económico de Macri o María Eugenia Vidal.

Más allá de los intentos de políticos, economistas y comunicadores opositores de bastardear una cultura de consumo basada en la comparación y control de precios par parte de los propios compradores, los resultados alcanzados testimonian el éxito de la política de Precios Cuidados. A los opositores les molesta mucho que haya logrado instalarse como lo que realmente es: un programa federal que permite desacelerar el aumento de precios, reactivar el consumo interno beneficiando a las pymes adheridas y poner un límite al abuso y la especulación de los formadores de precios. El programa es, en sí mismo, un potente sistema de información que ayuda a los consumidores a racionalizar las compras y defender sus ingresos. En caso de que se eliminaran esas referencias de precios, los consumidores quedarán desamparados.

*Coordinador Nacional de la Red Comprar 

Dejá tu comentario