Economía | producción | Popular | parques

El Gobierno presentó los Parques de Producción Social

El Ministerio de Ciencia y Tecnología y el Instituto de Producción Popular comienzan las negociaciones para instalar cuatro experiencias piloto en todo el país.

El Ministerio de Ciencia y Tecnología (MinCyT) presentó a los Parques de Producción Social, un proyecto desarrollado por el Instituto para la Producción Popular (IPP), donde se buscará construir y fomentar un espacio que integre a las empresas sociales en todo el país. Para la creación de los parques y la promoción de este tipo de empresas, la propuesta identifica problemas relacionados al ámbito social y ambiental donde se inscribe la economía circular de las comunidades.

En diálogo con ANSOL, Diego Hurtado, Secretario de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación del ministerio, comentó que actualmente el proyecto se encuentra en la segunda instancia con propuestas para la construcción de cuatro parques pilotos.

parques-2-1024x682.jpeg
El Gobierno presentó los Parques de Producción Social

El Gobierno presentó los Parques de Producción Social

Parques productores, formadores e investigadores

En diálogo con ANSOL, el titular del IPP, Enrique Martínez, detalló el estadio del proyecto: “Lo que hoy se anuncia son los resultados de la investigación que llevó seis meses e inicia una nueva etapa para proyectar la construcción de cuatro parques piloto en todo el país: una experiencia en Tucumán en la zona de Tafí Viejo que tenga como actividad el reciclado de materiales de empaque; otro parque en la zona de Zárate, con objetivo del reciclaje de elementos automotrices o electrónicos; el tercero en el sur de Córdoba con actividad dedicada a la generación de puestos de trabajo para los jóvenes específicamente; y un cuarto en Avellaneda, Provincia de Buenos Aires. Creemos que ahí se puede dar como idea prioritaria la promoción de trabajo para promoción descalificada (baja formación, paso por institución psiquiátrica, discapacidades físicas)”.

Además, el ingeniero ex-presidente del Instituto Nacional de Tecnología industrial (INTI) definió qué representan estos parques: “Son parques tradicionales pero para empresas exclusivamente sociales. Hemos caracterizado a esta empresa como aquella cuyo objetivo es mejorar algún aspecto de la sociedad: vale decir, una empresa que se dedicara a la protección del ambiente, una que se dedique a la diseminación de la energía renovable, una que se dedique a generar trabajo para los sectores excluidos del capitalismo concentrado inercialmente, todas estas empresas atacan otros problemas y no van sobre el único sentido de una empresa capitalista tradicional cuyo objetivo es ganar dinero”.

Martínez explicó que cada parque tendrá tres unidades promovidas por el Mincyt: una de formación laboral; una de evaluación y desempeño; y otra de investigación y desarrollo para apoyar a los emprendimientos: “¿Quién pone el conocimiento en todo esto? Eso es parte sustancial del problema hoy”.

Empresas sociales, un desafío

En relación al carácter jurídico de las empresas, Martínez agregó: “Es otra cosa que una cooperativa o mutual, porque ¿En qué se diferencia una cooperativa de una S.A? Desde la figura es una institución sin fin de lucro, y por regla, sus excedentes se distribuyen igualitariamente; pero en la práctica el objetivo de una cooperativa puede ser el mismo que el de una S.A: acumular dinero. En este caso, puede haber sociedades anónimas que puedan ser consideradas empresas sociales, si su objetivo tiene que ver con el beneficio de la comunidad. La diferencia no radicaría ni la clasificación en el tipo de empresa sino en el objetivo que persiguen”.

La investigación completa realizada por el IPP puede verse acá.

Una política pública como respuesta al descarte

Ante la situación actual del mercado donde la economía social y popular queda por fuera de las reglas del mismo, Hurtado destacó el rol que debe ocupar el Estado ante la búsqueda de dar respuestas a la problemática: “Es importante el Estado que no reproduzca paternalismos y hegemonías, estas son las que dominan.”

Acerca de las necesidades a resolver por estos parques, el secretario manifestó que “identificamos identificamos problemas sociales y ambientales. Por ejemplo, la alimentación; vestimenta; reciclado; construcción; cuidado de personas; infraestructura barrial; todo lo que tiene que ver con lo que hoy se llama economía circular en una comunidad. También contaminación del hábitat, distribución de la energía, etc. Este es el universo de posibles incidencias que podrían otorgar las empresas sociales”.

Hurtado remarcó que ante la implementación del proyecto, hay posibles grupos sociales beneficiados, entre ellos personas con algún tipo de discapacidad, jóvenes en búsqueda de su primer trabajo productivo, personas liberadas del sistema carcelario, entre otros.

Por su parte, Martínez cerró realizando una evaluación de otras políticas públicas recientemente presentadas con objetivos similares: “Creo que el Plan de Desarrollo Verde de Desarrollo Productivo es interesante pero la diferencia reside en que sigue estando en manos de emprendedores. Necesitamos tener más en cuenta a los colectivos laborales, población que debe ser tenida en cuenta por el Estado, no todo es crédito y desgravación impositiva”, y añadió: “Tenemos un objetivo oculto que es poder integrar a este proyecto a toda la masa crítica y la intelectualidad disponible vinculada al INTI, INTA y CONICET”.

Dejá tu comentario