Prueban que fumar envejece el cerebro

La corteza cerebral de los fumadores pierde progresivamente su grosor, afectando funciones básicas como la memoria, la atención y el lenguaje.

Fumar no sólo consume los pulmones y el corazón, sino que también acelera el envejecimiento cerebral. Así lo comunicaron investigadores de la Universidad de Edimburgo (Escocia) mediante la publicación de su estudio en la revista especializada Molecular Psychiatry.

El tabaquismo produce serios daños en la corteza cerebral, por lo que puede empeorar la capacidad para tomar decisiones y resolver problemas. Para demostrarlo, se realizaron resonancias magnéticas a 504 hombres y mujeres de una edad media de 73 años, la mitad de los cuales eran fumadores o ex fumadores. El examen de esas pruebas mostró que la corteza cerebral de los fumadores había perdido parte de su grosor de forma más acelerada que en quienes evitaron el tabaco durante toda su vida.

Según los científicos, la zona dañada es una región del cerebro ligada a funciones básicas de la mente humana como la memoria, la atención, el lenguaje y la conciencia.

El estudio también indicó que dejar de fumar podría permitir la regeneración de la zona dañada, aunque afirmaron que aún son necesarios "más estudios para comprobarlo". La corteza cerebral de quienes habían dejado de fumar se había recuperado por cada año sin consumir; sin embargo, la recuperación cortical completa demoró 25 años, aunque los expertos expresaron que el tiempo de recuperación dependerá siempre de la cantidad de años en los que se haya fumado.

"Dejar de fumar es el mejor modo de reducir el riesgo de daño cerebral, demencia y otras enfermedades. Este estudio otorga esperanzas de que abandonar el tabaco, incluso en la mediana edad, aporta grandes beneficios al cerebro", afirmó James Goodwin, jefe científico del proyecto.

Edgardo Cristiano, neurólogo y jefe de la sección Esclerosis Múltiple del Hospital Italiano de Buenos Aires, explicó a Tiempo Argentino que en la actualidad “tenemos evidencias suficientes acerca del papel del tabaquismo en el avance acelerado de enfermedades neurológicas como el Alzheimer y la esclerosis múltiple. Sin embargo, resulta novedoso y muy importante que en la Universidad de Edimburgo hayan descubierto que el fumar también produce un adelgazamiento de la corteza cerebral y el hecho de que el abandono del hábito podría traducirse en la reversión del daño”.

Por su parte, el cardiólogo Eduardo Valeff, director del Centro Internacional de Rehabilitación (CIRE), aseguró que el tabaquismo “anticipa los eventos cerebrovasculares. La mayoría de los jóvenes que sufren un ACV son fumadores. Además, el cigarrillo genera trastornos cardiometabólicos, el fumador es más propenso a ser diabético y a tener problemas para controlar su colesterol”.

Para los especialistas, el mensaje que surge de esta investigación continúa siendo el mismo: el cigarrillo mata y “dejar de fumar es lo mejor que una persona puede hacer por sí misma”. 

Dejá tu comentario