Sociedad | quiebra | trabajadores | empresa

Capitalismo puro: no venden, quiebra y echan a trabajadorxs

Así es la perversión del sistema. La empresa Tejedurías Naiberger pidió la quiebra. Echó a sus 122 trabajadorxs, quienes ahora luchan por autogestionarse.

La empresa Tejedurías Naiberger, dueña de la marca de lencería femenina “Perlea”, pidió la quiebra después de 90 años de vida. Desde el año 2017 la empresa atravesaba un concurso preventivo. Según señalaron fuentes cercanas a lxs trabajadorxs el derrumbe está compuesto por varios factores: la crisis económica que sufrió el país en los últimos años, sumado a la pandemia y a los malos manejos de la empresa integrada por la familia Naiberger.

https://twitter.com/revistacitrica/status/1404912889157275648

Cabe destacar que, en 2016, con el fin de tercerizar su producción y evadir responsabilidades laborales, la empresa echó de manera abrupta a más de 40 trabajadores, los cuales fueron reincorporados como consecuencia de las medidas de fuerza.

"La quiebra fue solicitada por Horacio y Alicia Naiberger, una maniobra inentendible en el medio de negociaciones que se venían desarrollando en el Ministerio de Trabajo Nacional y en el Juzgado Comercial, donde la cartera laboral ofreció el REPRO (Programa de Recuperación Productiva), entre otras ayudas concretas con aportes de dinero que la empresa llamativamente rechazó", señalaron lxs trabajadorxs.

Lxs 122 trabajadorxs que componen la plantilla laboral actual se quedaron sin ingresos -en esta cruda realidad- después de 10, 20 o 37 años de vida en la empresa, y desde hace 43 días se encuentran dentro de la fábrica, cuidando sus puestos de trabajo.

Image 4.png

Interviene el juzgado nacional en lo Comercial Nº 5, secretaría Nº 9, a cargo de María Soledad Casazza, y la sindicatura encargada de la quiebra está integrada por los contadores Virginia Dall’Occhio, Lucas Pombo y Juan Manuel Leguizamón, con el patrocinio de Claudio Ariel Zimerman.

Los trabajadores informaron a Ámbito.com que "una luz de esperanza" se abrió en estos días, ya que la Sindicatura plantea la continuidad de la empresa bajo su conducción, con la colaboración de los trabajadores y trabajadoras.

Esta propuesta se encuentra siendo analizada en el juzgado comercial y fue bien aceptada, al punto que se solicitó la presentación formal del plan de continuidad para evaluar su viabilidad.

Dejá tu comentario