Sociedad | radio | Clarín | Ciudad de Buenos Aires

Una periodista de Clarín denigró a los empleados públicos

El colmo del caso es que se trata de una cronista que tiene un privilegiado contrato con el Estado porteño.

Fue panelista de Intratables y participó también de la oscura etapa del noticiero de la TV Pública cuando Hernán Lombardi hacía y deshacía a gusto en los medios públicos durante el gobierno de Mauricio Macri. Pero, por sobre todo, la periodista Natasha Niebieskikwiat se destaca por ser desde hace muchos años parte del diario Clarín, puntualmente en su sección de Internacionales, aunque también incursiona (algo floja de papeles a la hora de los datos y las precisiones) en cuestiones de política local.

Sin embargo, como sucedía con los escandaletes que protagonizaba a los gritos en el ciclo televisivo de América, la cronista se destacó en las últimas horas por una jugada sucia contra quienes, como ella, son empleados públicos. Porque Niebieskikwiat, además de sus otras participaciones en medios, es poseedora de un contrato permanente en la Ciudad de Buenos Aires, más precisamente en AM 1110 Radio de la Ciudad, donde desde hace muchos años es columnista de política internacional.

Natasha disparó en su cuenta de Twitter "cuándo van a recomenzar su trabajo los empleados públicos", y arremetió: "yo en su lugar me preocuparía porque el Estado funciona igual sin ellos". La repercusión fue inmediata y tras sus palabras le llovieron las críticas, lo que hizo que un rato después borrara su insultante mensaje.

2.png

Lo curioso del caso es que Niebieskikwiat no solo es empleada pública del Estado porteño sino que además lo hace bajo la privilegiada modalidad de apenas trabajar unos pocos minutos por semana en la mencionada radio, mientras que el resto de sus compañeros tiene que hacerlo durante no menos de seis horas al día.

La irregular situación de la periodista, tal como remarcaron sus propios compañeros de emisora en las redes sociales, deriva de un hecho sucedido en el año 2007, cuando la entonces interventora de la radio, Virginia Ungaro, intentó despedirla por las continuas ausencias y su casi nula participación. Sin embargo, cuando trascendió la decisión de la emisora un teléfono sonó en la dirección. El mensaje fue claro: "Niebieskikwiat tiene que seguir". La frase imperativa fue disparada nada menos que desde el Grupo Clarín.

Hoy, 13 años después de aquel llamado, la periodista continúa cobrando mes a mes un sueldo igual o superior al de sus compañeros y a cambio ofrece una columna intermitente y breve (apenas un par de días a la semana) que graba desde su casa.

Horas después de su desagradable tuit la periodista ensayó un pedido de disculpas que al fin de cuentas solo reforzó su posición inicial y, de forma explícita, evitó comentar que también es parte de ese sector público al que desprecia.

3.jpg

Las 23 famosas que se subieron a la nueva estafa piramidal

Dejá tu comentario