Latitudes | República Dominicana | Caribe | playa

República Dominicana: un paraíso en el Caribe

República Dominicana es una joya con 1.600 kilómetros de costa y playas de ensueño enclavadas en el Mar Caribe.

La República Dominicana es una joya enclavada en pleno corazón del Caribe, un mar de ensueño donde se conjugan la naturaleza con el calor de las gentes más dulces y amables de América. Una verdadera perla en medio del paraíso, que merece la pena visitar. Sus 1.600 kilómetros de costa y 400 de playas de fina arena lo hacen un destino único para quienes deseen descansar del ajetreo. Por esta y por muchas más razones, la República Dominicana es el lugar de ensueño y que está más a mano que nunca.

No solo de turismo vive esta isla, el Blog República Dominicana cuenta que es mucho más que un lugar en el cual relajarse. Posee mucha historia, de hecho, fue el lugar en el Cristóbal Colón desembarcó en su viaje hacia América. La República Dominicana sabe conjugar como ningún otro país el turismo de playa, el de negocios, el cultural o, simplemente, el destinado a cambiar de aires.

Como isla del Caribe, en la República Dominicana juega a su favor el clima. Las temperaturas son agradables durante todo el año. Sin llegar a extremos pero con una alta humedad. El sol caribeño es muy fuerte y hay que estar protegido. Las tormentas son habituales en la isla y, aunque son intensas, suelen ser breves. Tampoco hay que olvidar llevar alguna prenda de manga larga para las noches o para protegerse de los rayos solares. A pesar de las buenas temperaturas, el clima puede cambiar súbitamente en algunos momentos del día.

La capital del país, Santo Domingo, es una urbe llena de vida y se puede calificar como la metrópolis con más vida del Caribe. El Blog sobre el Caribe tiene mucha información relevante a la hora de planificar el viaje. La capital posee una zona denominada la Ciudad Colonial, esencia de la huella dejada por los españoles hace 5 siglos, y que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1990. Sus callejuelas invitan a escapar y perderse, se trata de un lugar lleno de interés para cualquier visitante.

Santo Domingo posee, además, lugares mágicos, como la Calle Las Damas, El Conde, el Alcázar de Colón o la Capilla de Nuestra Señora de los Remedios. Dejarse llevar por una cultura llena de reminiscencias europeas y con un legado cargado de historia es siempre un aliciente para quienes buscan el lado más cultural de esta isla.

Diversión en la República Dominicana

El ocio es otra de las razones para viajar a la República Dominicana. Esta isla está plagada de resorts en los que descansar como se merece, dando todo lo mejor de un servicio orientado al descanso de los visitantes. La República Dominicana es el lugar predilecto del Caribe para descansar, ya que sus complejos hoteleros alcanzan un nivel óptimo de competencia. Pasar unos días en ellos hace recargar de energías a cualquiera, y quien prueba quiere repetir de inmediato.

Una de las razones de peso para visitar la República Dominicana son la calidad de sus playas. Infinitas extensiones de arena blanca, junto con un mar limpio y lleno de vitalidad, invitan al descanso y al ocio. Las playas de la isla son soñadas y las complementa de forma certera la oferta de los complejos hoteleros. Se puede pasar la mañana en la playa y la tarde descansando en la habitación, o bien tomando un baño en una increíble piscina. Un imperdible: la playa de 48 kilómetros en la zona de Punta Cana.

Pero si se desea sumergirse en el carácter dominicano, lo mejor es aprender unos pasos de merengue, la música nacional por excelencia. Este ritmo, surgido de lo más hondo del Caribe, es casi una religión en la isla y dice mucho del carácter de sus habitantes. Bailar merengue en cualquiera de sus salas de fiestas es toda una experiencia y anima el alma a quien lo necesite. Tanto el merengue como la bachata están declarados Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, ¡todo un orgullo nacional!

La calidez de sus gentes, su afán por hacer sentir bien al visitante, un patrimonio cultural de primer orden, así como parajes naturales cargados de exotismo, hacen de la República Dominicana un lugar preferente para pasar unos días y quedar cautivado por siempre. Ya sea en pareja o familia.

Dejá tu comentario