Sociedad | Río Paraná | biocidio | Alerta

Alertan sobre un biocidio por la bajante histórica del Río Paraná

El titular de la Cátedra del del Agua de la Universidad Nacional de Rosario, Aníbal Faccendini, explicó las causales de la baja del Paraná y pidió declarar al agua persona no humana.

La comunidad científica se mantiene en alerta y advierte. La bajante extraordinaria del Río Paraná es récord, dado que las aguas permanecen bajas hace más de 700 días y todo indica que continuará en esa línea hasta fin de año.

Aníbal Faccendini, titular de la Cátedra del Agua de la Universidad Nacional de Rosario brindó una entrevista a Radio AM 750 y explicó: "Desde el ambientalismo incluisivo hacemos un análisis integral donde vemos factores de este fenómeno. Uno de ellos es la falta de lluvia, por lo que no se alimenta el Río Paraná como causa principal".

En ese sentido, advirtió que “hay un biocidio” y expresó: “Esperamos que en noviembre vengan las lluvias, que es lo que hace falta”.

Asimismo, contextualizó: “En el sur brasileño hay más de 40 represas hidroeléctricas que, sumadas a la deforestación, generan este problema. Los Estados de la Cuenca del Plata deberían tomar conciencia”.

Faccendini manifestó que "desde la Cátedra del Agua hemos planteado que se declare el agua como persona no humana sujeta de derechos. Es decir, que pasaría a tener derechos, ya no nosotros sobre el agua, sino que el agua tiene derechos sobre nosotros y sobre las otras especies vivas".

Por otra parte, el catedrático contó que "se va a declarar Padrino del Derecho Humano al Agua, al Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, a cuenta de que es la primera vez en América Latina que se declara que el agua es un derecho humano".

Consultado sobre la sequía a causa de las deforestaciones, explicó: "Los árboles, que cumplen un rol muy importante dan agua, son grandes reguladores del agua a otra semejanza como los humedales, la fijación de carbono, la emisión de oxígeno más la gran regulación del agua por las raíces, sirve para dar agua".

"Tenemos un problema muy grave cultural y es que la ambición no tiene limitación de perversión", lamentó.

Dejá tu comentario