Geekye | Robo de información | Redes | Hackers

Los 5 consejos que necesitás contra el robo de información online

El robo de información es uno de los males que aqueja a los usuarios y usuarias de internet. ¿Cómo hacer para frenar la invasión a la intimidad?

El último 30 de junio fue el Día de las Redes Sociales, plataformas que con el paso del tiempo se multiplican y a su vez multiplican de forma proporcional la cantidad de personas que las utilizan. En la actualidad hay aproximadamente 4.200 millones de usuarios en todo el mundo, con la friolera de 490 millones nuevos cada año.

El dato más contundente: más del 53% de la población mundial es miembro de al menos una red social.

Como dijera un exCEO de Twitter en el documental El dilema de las redes sociales: "Si el producto es gratuito, lo más probable es que en realidad el producto seas vos". Vayamos más allá: el producto es, a fin de cuentas, nuestros datos más personales, la información que nos hace únicos, el cruce de datos y características que conforman a cada persona. Eso es lo que quieren las marcas para vendernos un teléfono, una remera, un televisor, un auto, lo que sea. Pero además están los hackers, piratas que más allá del comercio de productos buscan información que puede terminar por dejarnos sin dinero en la cuenta del banco o sin contactos personales, o las dos cosas y otras más también.

Argentina sufrió 187 millones de ciber ataques en tres meses de 2020

En este punto es donde hay que ajustar las clavijas y hacer que la información de nuestra vida esté resguardada. Para eso, una firma de ciberseguridad elaboró una lista de consejos para prevenirnos del peligro que asoma cada vez que encendemos una computadora conectada a la web.

Consejos para evitar el robo de información personal

Revisar la URL: es primordial revisar con mucho cuidado la URL a la que se va a acceder para identificar diferencias con la original y así no caer en la trampa. Otro de los detalles en los que hay que fijarse es en que la web cuente con el Certificado SSL. Esta tecnología mantiene segura la conexión a Internet y protege cualquier información confidencial que se envía entre dos sistemas e impide que los hackers o ciberdelincuentes vean y modifiquen cualquier dato que se transfiera, incluida información que pudiera considerarse personal. Se reconoce al comienzo de la propia URL añadiendo un “s” en las siglas https://.

Nunca clickear en enlaces: cuando se recibe un email o SMS de parte del correo de cualquier red social, es recomendable no pinchar nunca en el enlace que se incluya por si fuera un malicioso. Lo aconsejable es dirigirse desde el buscador a la propia web de la empresa que escribe para evitar un posible engaño.

Nunca compartir información personal: el robo de información es un objetivo habitual de los ciberdelincuentes. Para muchas personas es muy normal usar los mismos nombres y contraseñas en diferentes cuentas de las RRSS, por lo que robar los datos de una, da la posibilidad al atacante de hacerlo en las demás. No compartir la información personal y no utilizar la misma contraseña es una de las mejores formas de protegerse.

Desconfiar siempre de emails que sugieran un cambio de contraseña: si llega un correo para cambiar de contraseña sin haberlo solicitado, es imprescindible ir directamente a la página (no pinchar en el link del correo) y renovar la contraseña desde la misma página (y de otras cuentas en las que se tenga la misma). No poseer una clave es uno de los problemas a los que los ciberdelincuente se enfrentan cuando intentan acceder a una cuenta online. Para conseguirla, envían al usuario un falso correo para cambiarla, le redirigen a una web de phishing, y ahí le piden que introduzca sus datos personales y se los facilite para sus objetivos.

Atención al lenguaje: cuando un atacante envía un email correo electrónico suplantando la identidad de cualquier red social hay que prestar especial atención al lenguaje que este utiliza. Es importante buscar posibles errores ortográficos en los correos o en los sitios web, ya que, si se encuentra una “o” donde debería haber un cero, o nombres de empresas mal escritos es una de las señales que debe encender todas las alarmas.

Los consejos incluidos en esta nota fueron elaborados por la firma de ciberseguridad Check Point Software Technologies.

Dejá tu comentario