elgraficodiario | Rumbo al Mundial 2014 | Noticias Mundial 2014 | Brasil 2014

Alarma de la FIFA por los estadios: “No estamos listos”

A 70 días del comienzo de la Copa del Mundo, Jérome Valcke, supervisor de las obras en Brasil, reconoció el atraso que hay en dos canchas.

En conferencia de prensa, el secretario de la FIFA declaró que las obras para el mundial de Brasil no están terminadas. "Si usted quiere que yo resuma, no estamos listos. Tenemos dos estadios donde debemos trabajar", indicó.

A menos de tres meses del comienzo del campeonato más importante del mundo, la FIFA espera encontrar una solución para las estructuras temporales del estadio de Sao Paulo, el único donde no se ha declarado la responsabilidad de su instalación.

Este inconveniente lo tienen los estadios del Corinthians e Internacional de Porto Alegre. Valcke confirmó que tiene "bastante confianza" en que el Timao, el responsable de las obras en su cancha  llegue a un acuerdo para pagar las estructuras temporales y también mostró seguridad en que la constructora Odebrecht termine las obras a tiempo. 

"El problema no es tanto el tiempo para instalar las estructuras, sino para probarlas. Todo está muy al límite. Necesitamos tiempo para probarlas (...) Tal vez corramos riesgos de último minuto si no probamos todas las instalaciones a tiempo", advirtió Valcke.

La solución más próxima y con la que se cree que se solucionará el tema es que el día lunes se aprobó una baja tributaria a la instalación de las estructuras temporales en Porto Alegre.

¿Qué son las estructuras temporales? Implican instalaciones de apoyo a la prensa, carpas para recibir a los invitados, autoridades y patrocinadores, puestos de alimentación, tiendas de productos oficiales, decoración y generadores de energía.

Los problemas en Porto Alegre y Sao Paulo surgieron porque las dos instituciones se negaron a abonar los gastos que implican estas estructuras, a pesar de haberse comprometido de acuerdo a las firmas de los contratos. 

Otro de los problemas que tuvo inconvenientes fue el estadio de Curitiba, aunque las obras avanzaron y dejó de correr peligro por lo que consideró que hay "buenas noticias" y aseguró que fue una "buena decisión" haberla mantenido.

"Cuando se atribuye un Mundial a un país con condiciones de organizarla, no es posible quitársela a no ser en situaciones extremas (...) Todo el mundo ya nos odia, imagina lo que pasaría si hacemos eso", argumentó Valcke, sobre los reiterados retrasos en las obras de Brasil.

Dejá tu comentario