Sociedad | Running |

Nueve razones para no correr en una cinta

A veces suplantamos la rutina al aire libre por el gimnasio, sin embargo no trabajamos de la misma manera. A continuación una serie de tips.

Muchas personas no tienen la posibilidad de entrenar al aire libre y recurren a la cinta. Algunos más entusiastas adquieren una y la ubican en algún lugar de la casa donde la vista sea más amable, ya que saben que pasaran largos periodos sobre ella. Pero, ¿es bueno centrar todo nuestro entrenamiento en una maquina? Aquí nueve razones con una clara “bajada de línea” en favor de correr al aire libre!

1) Se trabaja menos intenso que al aire libre, la cinta impulsa solo las piernas y no hay fricción.

2) El tapiz de la misma, limita el movimiento del braceo y acorta la zancada

3) Al no tener un paisaje para mirar, se torna aburrido.

4) Consumen mucha electricidad y no son ecológicas. Además son muy caras, por lo que debemos asistir a un gimnasio.

5) Te obliga a correr solo.

6) La mayoría no suelen tener amortiguación. Por lo que si la utilizamos durante mucho tiempo, se resienten las articulaciones (aunque también pasa en el asfalto)

7) La pierna se desplaza hacia atrás de forma involuntaria por parte del deportista, cuyo movimiento debería haber sido realizado por los glúteos. Para iniciar la siguiente zancada, los flexores de la cadera trabajan en exceso y los glúteos quedan inhibidos totalmente. (pasando en limpio, la maquina ayuda a generar el movimiento)

8) Si te estás entrenando para una carrera, te estarás perdiendo del entrenamiento con las variantes climáticas. El viento, la precipitación y las superficies desniveladas que el entrenamiento al aire libre ofrece.

9) Otro dato a tener en cuenta es que los huesos del pie y los tobillos se adaptan mejor a la carrera al aire libre más que a la cinta, algo muy importante.

Una de las cosas bellas que tiene el running, es poder relacionarnos con otros runners, charlar y conversar sobre los planes de entrenamiento y futuros objetivos. Además podemos correr por paisajes impensados y la cinta limita mucho estos dos aspectos.

Es inevitable sentirse un “hámster” rodando en la misma, y aunque escuchemos música o miremos la saga de “El Padrino”.., tarde o temprano el escenario suele tornarse monótono. También al requerir un menor esfuerzo, puede generar falsas expectativas. Muchos corren a una velocidad o un tiempo determinados en la cinta y cuando salen del gimnasio, no son capaces de alcanzarlos al aire libre. Esto, sin dudas, es frustrante. ¡Que no decaiga!
 

Temas

Dejá tu comentario