Política | Segunda dosis | Sputnik | Pablo Rossi

Un operador del macrismo se burló de la segunda dosis de la Sputnik

A los gritos, el conductor Pablo Rossi dijo que producir vacunas Sputnik en Argentina es "tercermundismo". También sacudió el fantasma soviético.

Pablo Rossi siempre trabajó de operador del poder. Primero lo hizo en Córdoba, en Cadena 3 (uno de cuyos exdueños, el fallecido Mario Pereyra, fue un activo defensor de la dictadura cívico-militar), luego en Buenos Aires, donde trabajó como partenaire de Mariano Grondona, quien parecía progresista cuando Rossi tomaba la palabra. Hoy, el defensor a ultranza de las políticas neoliberales milita a la derecha desde un espacio en la señal LN+, house organ cuasi oficial del macrismo.

Desde esa pantalla en la que también operan Eduardo Feinmann, Alfredo Leuco y Jonathan Viale, entre otros y otras, Pablo Rossi eligió este jueves burlarse de la producción argentina de vacunas contra el coronavirus, lo cual podría no sorprender a quien preste atención a la señal. Sin embargo, su ataque directo a la elaboración de la segunda dosis de la vacuna Sputnik puede que haya marcado un nuevo techo de deshonestidad intelectual, incluso para él.

Sputnik: llegará la segunda dosis y arrancará su producción nacional

"La semana que viene el laboratorio argentino Richmond empezará a producir el segundo componente de Sputnik V en su planta", leyó Rossi para luego exagerar ademanes de festejo al grito de "¡Bravo!". Y comenzó allí su diatriba: "¿Con eso qué deberíamos hacer? ¿Aplaudir como focas? ¡Gracias equipo Sputnik! ¡Gracias Alberto! ¡Gracias Cristina!", escupió y es fácil imaginar de fondo la risotada del accionista del canal y expresidente de la Nación, Mauricio Macri.

https://twitter.com/nicolasmirelman/status/1408166915068071941

Pero había más del show de Pablo Rossi: "Mamarrachos", dijo, serio, tajante, mirando a cámara. "Esto es un mamarracho", lanzó mientras señalaba la foto de un avión de Aerolíneas Argentinas con un cargamento de vacunas.

"Esto es la clara... esto no es soberanía, esto es tercermundismo puro y duro. Te lo venden como soberanía a la dependencia patológica de los rusos", esgrimió con cara de asco al borde de la caricatura antisoviética, algo que podría haberse visto en algún personaje cliché de la serie The Americans, o en el Jefe del Superagente 86.

"Depender de los rusos a estos niveles", continuó, alterado, trastabillando, para después imaginar un diálogo sobre el tema: "Porque... est... estoy seguro que han llamado y han dicho ´nos comen el hígado, necesitamos la segunda dosis´... ´no se haga problema camarada, ya le mando un tuit del equipo Sputnik´" finalizó y ensayó una risa para la tribuna reaccionaria.

El resto fue más de lo mismo, más de lo que puede verse a menudo en cualquiera de los programas del canal, que hoy por hoy apuesta todo o nada a una derrota legislativa del Frente de Todos y un regreso de Juntos por el Cambio en 2023, aunque eso sea a costa de burlarse de las vacunas. Por el momento parecen elegir el ala dura al borde de la extrema derecha que integran el propio Macri y su delfín Patricia Bullrich.

Dejá tu comentario