Sociedad |

Quieren probar que fue un crimen y no un accidente

La ahijada del ex gobernador de Salta Juan Carlos Romero es juzgada por el homicidio de una joven, ocurrido en la capital provincial el 14 de marzo de 2008.

No hay dudas de que Aldana Leyseca mató de un balazo en la cabeza a Sabrina Berton. La cuestión es si se trató de un accidente o de un crimen. Ese es el principal eje que se debate en el juicio que empezó hace dos semanas en Salta, a más de siete años y medio del homicidio. Para la mamá de la víctima, Roxana Belbruno, Leyseca tuvo la intención de matarla debido a los celos que le tenía a su hija.

"Por ahora se presentaron todos testigos y peritos convocados por la querella. No hay un sola prueba o pericia aportada por la defensa", explicó Belbruno a Tiempo Argentino, quien agregó: "Podemos inferir que hay un pacto de silencio entre los involucrados. Pero nunca surgió otra persona. Quien apretó el gatillo fue ella. Todo conduce a ella".

Miguel Salinas, el ex novio de Sabrina, declaró no haber visto a Leyseca accionar el gatillo. Sin embargo, el joven reconoció que cuando Sabrina cayó desplomada al piso, la imputada gritó: "La maté".

Para Roxana, lo que se viene diciendo en el debate "tiene fracciones de verdad que hay que ir compaginando. El aporte de este muchacho es parcial, pero no deja de tener su peso en el conjunto".

Un dato polémico que surgió en el juicio es que la pistola homicida, calibre 22, fue destruida por orden judicial y no será expuesta.
Sabrina, de 17 años, fue asesinada el 14 de marzo de 2008 a la tarde, cuando caminaba con la barrabrava de Central Norte, denominada La Banda del Camión, previo al clásico contra Gimnasia y Tiro. En esas circustancias recibió el disparo mortal. Era la primera vez que iba a la cancha.

Leyseca, que estuvo 46 días detenida, es boxeadora, ahijada del ex gobernador de Salta, Juan Carlos Romero y vinculada al mundillo político de la capital provincial, donde tiene un cargo en la Municipalidad. A principios de año, intentó postularse como precandidata a concejal pero la reacción de Belbruno frustró esas aspiraciones.

El juicio, que tiene a otros dos acusados por delitos menores, seguirá hoy. 

Temas

Dejá tu comentario