Sociedad | Teatros | Recitales | Pandemia

Podrán vender entradas hasta la mitad de la capacidad de las salas

Es tanto para obras de teatro como para recitales. Rige solo para ciudades que no estén en alerta por el covid. Lo autorizó el Gobierno nacional pero requiere el okey de los municipios.

El show debe continuar y las industrias culturales tienen que reactivarse para que no se terminen de extinguir. Ya hay varios proyectos independientes y autogestionados que no pueden soportar las consecuencias de la pandemia: los créditos y beneficios otorgados por el Estado nacional no alcanzan para mantener a equipos de trabajo y compromisos y por eso, asociaciones, sindicatos y distintos tipos de agrupaciones de actores, músicos, managers y productores le pidieron al Gobierno que, protocolos mediante, se autorice el trabajo.

Ese pedido parece haber sido escuchado y una resolución en el Boletín Oficial les dio alegría: a partir de este momento, la Administración Nacional autoriza que los distritos que no estén en alerta epidemiológica, como lo es por ejemplo la provincia de Buenos Aires, puedan reabrir teatros, cines y salas de espectáculos con un aforo de hasta el 50%, siempre que se respeten las medidas preventivas para frenar el contagio de covid.

"Exceptúase de la suspensión dispuesta en el inciso f) del artículo 16 del Decreto N° 287/21, prorrogado por sus similares N° 334/21 y N° 381/21, en los lugares considerados como de alto riesgo epidemiológico y sanitario y en situación de alarma epidemiológica y sanitaria, a la realización de actividades en cines, en teatros y en salas de espectáculos de centros culturales a los efectos del desarrollo de artes escénicas, con y sin asistencia de espectadores", indica el texto publicado formalmente este miércoles 16 de junio.

De esta manera, y a dos días de que en CABA se habilite la vuelta al espectáculo en lugares cerrados (algo que, aclaran desde Casa Rosada no debería ocurrir porque en la Ciudad aún se mantiene la alerta), se conoció esta autorización que si bien llega desde Nación deberá adecuarse a cada distrito según sus realidades y disposiciones de sus gobernantes.

Además, se establece que "en las salas de teatros y de espectáculos se permite un 50% de aforo, sin expendio de bebidas y comidas y en los cines se permite un 30% de aforo, con expendio de golosinas y bebidas, el que podrá ser aumentado conforme la situación epidemiológica y de conformidad con los protocolos vigentes".

¿Qué pasará con la circulación? Artistas y todo su equipo de trabajo tendrán una suerte de "pasaporte cultural" que les permitirá moverse sin problemas aunque haya restricciones de horarios, mientras que el publico deberá "acreditar su condición de tal con los tickets de acceso al espectáculo, que deberán especificar la sala a la que se asistió, el título de la obra o concierto y artista, el horario de la función y el número de la butaca que ocupó".

Si bien grandes productores de espectáculos teatrales celebran esto como una victoria, en off the record algunas cabezas de producciones musicales y managers de bandas mainstream ponen en duda que se pueda aplicar un aforo del 50% de capacidad cumpliendo con medidas de distancia entre las personas. Sin mencionar, incluso, que si bien se podrá vender más, la recaudación no sería tan grande como para cubrir gastos, tener una ganancia y recuperarse del impacto que sufrió la actividad por la pandemia. Las industrias culturales son una de las tantas que entraron en completo stand by, con todo lo que ello implica: trabajadores sin ingresos, con incertidumbres y sin un panorama certero de lo que ocurrirá.

Dejá tu comentario