Sociedad | trabajadores | Despidos | industria

Una empresa química no paga los sueldos y además echa trabajadores que manipulan ácido

Los trabajadores de la planta Dalgar de Esteban Echeverría están de paro hace diez días en reclamo de mejoras en las condiciones laborales y de seguridad.

Los trabajadores de Química Dalgar, una industria del partido bonaerense de Esteban Echeverría, mantienen un paro y permanencia en la puerta del predio desde el 4 de enero en reclamo de mejoras en las condiciones laborales de seguridad e higiene en la infraestructura - trabajan con químicos riesgosos- y , en las últimas semanas, se sumó una sanción a un compañero que consideran “arbitraria”.

En represalia a la huelga y para intentar quebrar la organización gremial, la empresa Dalgar S.A. envió telegramas con notificaciones de despidos y despidos directos a alrededor de 20 obreros.

“Además, lo último que recibimos fue el segundo aguinaldo. No pagaron el salario de diciembre a nadie. Ni a jefes, ni a choferes, a nadie. Evidentemente es una maniobra de la empresa para poner al resto en contra nuestro”, afirmó Leandro, un operario, en diálogo con Infonews desde la puerta de la planta, ubicada sobre Camino de Cintura, en el barrio 9 de Abril.

Según él y sus compañeros, la reacción de la compañía está relacionada con romper la organización obrera ya que no hay indicios de vaciamiento, sino, todo lo contrario. “Están haciendo obras nuevas para ampliar la capacidad de acopio de mercadería. Hablamos de silos de 50, 60 mil litros. Eso se hace con gente de afuera y contratada. No parece un vaciamiento, todo lo contrario, la están llenando”, explicó sobre la industria que tiene alrededor de 90 trabajadores.

WhatsApp Image 2021-01-14 at 23.12.25.jpeg
Los despidos y el incumplimiento del pago de sueldo en represalia de la huelga.

Los despidos y el incumplimiento del pago de sueldo en represalia de la huelga.

Los peligros, motivos del conflicto

Química Dalgar publica en su sitio web que produce insumos químicos para una multiplicidad de rubros: alimentos, cueros, biodiesel, textiles, pinturas, productos cosméticos, agroquímicos, plásticos, aceite y gas. "Los fuertes son los ácidos alimenticios, como el fosfórico, el cítrico", ejemplifica.

“Lo que pasa es que lo viejo está deteriorado y no se puede trabajar en esas condiciones. Estamos funcionando atados con alambre y eso pasa de riesgoso a peligroso: riesgoso es la maniobra de manipular un producto químico, ácido, agresivo, peligroso es cuando lo manejás en condiciones que no debés hacerlo”, diferencia entre Guatemala y Guatepeor.

Leandro explica que en su caso, que hace mantenimiento, tiene en cuenta "si los productos son inflamables, corrosivos o ácidos, si reaccionan con otros productos". Cuenta un ¿accidente?, una ¿negligencia? que argumenta cualquier tipo de medida de fuerza. Él elige llamarlo "incidente". Se elige los términos respecto a si hay o no víctimas "porque sino estaríamos hablando de una tragedia", dice el dicho popular.

"Hace poco tuvimos un incidente con unos productos que bajan de los tanques de la empresa a granel a unos tanques de IBC, que son de mil litros que se transportan en los camiones. Esos tanques teóricamente vienen normalizados por una empresa externa y estaban mal lavados e hizo reacción y el tanque explotó, se levantó como dos metros del suelo. Pudo haber caído encima de un compañero, pero de milagro no pasó nada. Yo estaba cerca y en el lugar justo porque llega a caerte agua oxigenada en esa cantidad y concentración y prende fuego la ropa, la madera, el cuero. Ese tipo de productos son y ese tipo de inconvenientes podés tener", relata una escena asimilable a una película de acción con efectos especiales, pero no "porque la realidad supera la ficción", dice otro dicho.

Intervención del Ministerio

Este viernes, personal del Ministerio de Trabajo se acercó al lugar, habló con los trabajadores y notificó a la patronal de una reunión con vistas a una conciliación obligatoria, lo cual les dio esperanzas a los trabajadores de acercar posiciones y ser escuchados.

Dejá tu comentario