Sociedad | travesti trans | LGBTIQ+ | Ciudad de Buenos Aires

Mocha Celis: el tejido de la comunidad travesti trans

El colectivo travesti trans atraviesa una situación de mayor vulnerabilidad en aislamiento. En respuesta, nació el Teje Solidario para brindar acompañamiento.

Emergencia habitacional, dificultades de acceso a la salud, ataques de odio, persecución policial, discriminación, desempleo, y la lista continúa. Para el colectivo travesti trans, el aislamiento obligatorio vino a dificultar aún más sus condiciones de vida. En este marco, nace el Teje Solidario, organizado por el Bachillerato Popular Travesti Trans Mocha Celis, con el fin de contener y ayudar al colectivo LGBTIQ+.

Condiciones de vivienda, condiciones de vida

En la Ciudad de Buenos Aires hay 180 hoteles reconocidos por el Gobierno porteño, pero un informe realizado por el Bachillerato Mocha Celis y el CELS advierte que hay más espacios operando de manera clandestina.

Tal es el caso del Hotel Saavedra, el cual funcionaba como un albergue transitorio que utilizaba ese espacio para alojar a personas trans que trabajaban y vivían ahí. Les cobraban mil pesos por día y en plena pandemia les exigieron que continúen atendiendo clientes para poder pagar el alquiler. De esta forma, expusieron a quienes ejercían el trabajo sexual o estaban en situación de prostitución, generando maltratos de todo tipo y con una ausencia absoluta del gobierno de la Ciudad, dado que las denuncias fueron realizadas desde el comienzo.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por ️ Mocha Celis ️ (@mochacelis) el

La situación es aún más vulnerable para las compañeras travestis migrantes porque muchas de ellas no poseen documentación.

El día a día en estas viviendas se resume a baños sin desagües, goteras, humedad, cocinas sin seguridad, malos tratos, amenazas y exigencias por parte de lxs dueñxs de los alojamientos, con el agravante que implica el cobro de entre 800 y 1000 pesos por día, por ser travestis trans. A eso se le suman los desalojos que, pese al decreto presidencial que los prohíbe, se llevaron a cabo con violencia física de por medio. Es como un disciplinamiento funcional al sistema clandestino de los hoteles. Y entonces, dejar al colectivo LGBTIQ+ en los márgenes de las peores condiciones les resulta ideal a sus ganancias .

Conurbano

En la provincia de Buenos Aires, la situación de violencia con el colectivo travesti trans lejos de atenuarse, se extiende y se silencia.

La activista Geraldine Lescano, fundadora de Visibilidad Trans Argentina, cuenta desde su propia experiencia las dificultades que enfrenta en este contexto de aislamiento preventivo y obligatorio.

Con el Plan Potenciar Trabajo pudo estudiar teatro, instructorado de zumba, y ya concretó el instructorado de defensa personal, pero por el momento, está todo detenido a causa de la pandemia. “Mi situación laboral es cero”, comenta preocupada.

Salir a la calle acá es tremendo. No sabes si volvés

El de ella no es un caso aislado, es uno más de una población vulnerabilizada. La activista relata que hace alrededor de un mes, una compañera trans militante y amiga íntima de ella, sufrió una golpiza por intento de violación de la policía de la comisaría segunda de Merlo (Padua) mientras esperaba el colectivo para volverse a su casa. “Entre dos efectivos de la Policía intentaron tener relaciones con ella, y como ella no accedió la agarraron, la golpearon e intentaron violarla. Ella se resistió y entonces, al no lograr violarla, la verduguearon, tratándola de forma masculina y ni llamaron a la ambulancia”.

Destaca entonces la importancia del apoyo entre compañeras travestis y trans y comenta que justamente la agrupación Visibilidad Trans Argentina tiene entre sus objetivos contener a lxs compañerxs del colectivo ante cualquier situación de vulnerabilidad.

Nace el Teje Solidario

Las voluntades colectivas emergen desde abajo y en forma horizontal, y así, el Teje Solidario nace y crece a raíz de la pandemia para contener a la población LGBTIQ+ que padece todos estos atropellos, dejando en evidencia una vez más que son las organizaciones barriales y sociales, quienes funcionan como un sostén indispensable para paliar sus condiciones de vida.

“Cuando empieza a haber respuesta de la escuela para las estudiantes travestis trans (ante la situación actual), esas mismas estudiantes que conocen a otras, empezaron a mandar mensajes diciéndonos 'che, tengo una compañera que está en esta situación' y nuestra respuesta es como si fuese una estudiante nuestra porque entendemos, desde la base de los derechos humanos y la diversidad, que la única manera de resolver los problemas es de manera colectiva y estando presentes. Entonces, esas mismas compañeras fueron llamando a otras y se armó esta red de 800 personas trans en Capital Federal y primer cordón del conurbano”, explica Francisco Quiñones, director del Mocha Celis.

DSC_0352.jpg
Lxs voluntarixs en acción. (Foto: Rocío Bao)

Lxs voluntarixs en acción. (Foto: Rocío Bao)

DSC_0357.jpg
Lxs voluntarixs en acción. (Foto: Rocío Bao)

Lxs voluntarixs en acción. (Foto: Rocío Bao)

Mocha Celis
Lxs voluntarixs en acción. (Foto: Rocío Bao)

Lxs voluntarixs en acción. (Foto: Rocío Bao)

Claudia Falcón, estudiante trans del bachillerato y artista por donde se la mire, menciona una y otra vez el alcance del trabajo de la institución, del Teje Solidario y de todo el equipo que lo conforma.

Su nombre artístico es Demir Hannah, hace música electrónica y tango, y produjo a pulmón su primer disco en 200. Con todas las dificultades que vienen aparejadas en el mundo artístico para las personas travestis trans, Claudia cuenta paralelamente cómo el Mocha Celis y la red del Teje Solidario significan mucho más que suplir alimentos y productos de higiene en situación de aislamiento.

" target="_blank">La estudiante y artista tiene su propio canal de Youtube de Demir Hannah.

“No solo es ayuda completa a nivel nutricional y de productos de limpieza, sino que es una red completísima en todos los aspectos. Están permanentemente en comunicación, ayuda psicológica, ayuda en salud, asesoramiento, es muy amplio todo lo que han logrado hasta hoy desde su formación. A través de ellxs conseguí mi DNI femenino (aunque ya tenía mi partida de nacimiento hecha) y me rescataron de varios años que yo venía de prostitución ni bien llegada la cuarentena”.

Y además de todo esto, Claudia habla del apoyo que recibió respecto de su vocación: “Me rescatan como artista, apoyándome desde ese lado. Desde que apareció el Mocha Celis en mi vida, mi vida cambió, me están brindando la posibilidad de ser yo misma”.

Voluntarixs

A través de las redes sociales, la difusión se extendió y fueron muchas las personas que se sumaron a dar una mano. “Me enteré del Teje Solidario a través de las redes. La cuestión de vivienda de la población travesti trans, migrantes, de la gente que vive al día, es una situación muy alarmante y esta cuarentena la deja al descubierto. Creo que también para las personas que tienen la posibilidad de pasar esta cuarentena de una manera más holgada, es un muy buen ejercicio acercarse a un colectivo u organización para dar una mano; es salir de lo personal con todas las neurosis y los rollos al pedo que unx tiene para dar paso a algo más colectivo, amoroso y generoso. Ese pasaje alegra y ayuda a otrxs, y hace la vida un poco más comunitaria”, grafica Martín, unx de lxs voluntarixs del Teje Solidario.

DSC_0374.jpg
Lxs voluntarixs en acción. (Foto: Rocío Bao)

Lxs voluntarixs en acción. (Foto: Rocío Bao)

DSC_0379.jpg
Lxs voluntarixs en acción. (Foto: Rocío Bao)

Lxs voluntarixs en acción. (Foto: Rocío Bao)

Andrea, también voluntaria, amadrinó a un vecino de la comunidad LGBTIQ+, trabajador sexual, y su relato da cuenta de que este voluntariado no sólo se trata de suplir necesidades básicas sino de generar contención y crear vínculos. “No sólo le entregué las cosas (alimentos, productos de higiene), sino que nos quedamos hablando mucho de su vida y su complicada situación actual. Al no poder trabajar se le cortó todo ingreso, y por eso sus amigas le pasaron el dato del Teje Solidario, y así es que me encontró a mí como vecina para darle una pequeña ayuda”.

Julieta, otra voluntaria, cuenta: “Me sorprendió demasiado saber lo difícil que es para ellxs (travestis-trans) el acceso a la salud, la educación y trabajo, pero lo que más me dolió es que exista mucha gente que se aproveche de eso y manipulen y saboteen las condiciones en las que viven y que simplemente por ser ellxs mismxs muchas veces hasta les cobren más”.

“Con hambre no se puede pensar”

DSC_0393.jpg
Francisco Quiñones, director del Bachillerato Popular Trans Mocha Celis. (Foto: Rocío Bao)

Francisco Quiñones, director del Bachillerato Popular Trans Mocha Celis. (Foto: Rocío Bao)

Francisco Quiñones cuenta que desde el Gobierno nacional, y principalmente desde la creación del Ministerio de la Mujer, Géneros y Diversidad, se están generando acciones articuladas para sostener y ayudar al colectivo travesti trans, e incluso están en contacto con la subsecretaria de Políticas de Diversidad de la Nación, Alba Rueda, para llevar a cabo algunas gestiones. Aunque también es cierto que aún quedan muchos espacios a donde su existencia no llega, “y ni hablar dentro del circuito de la Ciudad de Buenos Aires, donde a la hora de los desalojos violentos, los cobros de alquileres desorbitantes, las pésimas condiciones de vivienda, la falta de trabajo, de educación, y de acceso a la salud, la ausencia es mucho más explícita y violenta”, aclara.

El director del Bachillerato lo resume: “Ninguna persona va a poder estudiar si no tiene garantizados los otros derechos, que están relacionados con el derecho a la educación, y que son básicos. Yo me puedo sentar a estudiar y dedicarle tiempo al estudio con una proyección a futuro, si sé dónde voy a dormir hoy, lo que voy a comer, cómo me voy a vestir, si sé que piso la calle y no me va a agarrar la policía porque me está buscando, si conozco mis derechos y puedo tomar decisiones a partir de esos derechos -que los voy a conocer en las aulas obviamente-, y en conjunto con otras compañeras o compañeros. Y entender que lo que me pasó a mí no es resultado de mis malas decisiones sino porque es un sistema que hay que modificar desde lo cultural, desde lo político, desde las leyes, para poder tener un desarrollo de vida sustentable y medios de vida que nos permitan hacer ese desarrollo vital. Ese es el concepto del Mocha Celis en su aspecto integral”.

Las redes sociales del Mocha

Sitio Web: www.bachilleratomochacelis.edu.ar

Instagram: mochacelis

Facebook: Bachillerato Popular Trans Mocha Celis

Twitter: BachiTransMocha

Dejá tu comentario