Valoración de empresas, impacto de la crisis covid-19 en el valor de una empresa

Desde que comenzó la crisis sanitaria covid-19, nos han estado hablando del enorme impacto que la pandemia está teniendo en la economía global y obviamente en la de nuestro país. ¿Pero afectará esta crisis a la valoración de empresas? Lo más probable es que sí. Hemos visto como el IBEX-35 ha perdido más del 30% de su valor desde que comenzó la pandemia. Es lógico pensar, que nuestra empresa se va a ver afectada de igual modo que lo está siendo en la economía global. Pero no en todos los sectores ni en todos los países el impacto será similar.En primer lugar, la crisis sanitaria ha originado el confinamiento de casi la mitad de la población mundial, con enorme consecuencias en el consumo a nivel global, reduciendo drásticamente el consumo de bienes y servicios que no son de primera necesidad.

Y es que aquellos sectores vinculados al ocio y turismo se van a ser seriamente afectadas por la necesidad de distanciamiento social requerida para paliar la pandemia, así como la incertidumbre y el miedo que puede generar un posible contagio a la hora de interaccionar con más personas.

En la medida en que ciertos sectores muy orientados al ocio, turismo y restauración, sus ventas caigan de forma notable, se va a generar una importante caída en el flujo de caja libre de la mayoría de las empresas. Hemos visto como el precio del petróleo ha bajado a mínimos en muchos años, siendo uno de los factores de peso, la bajada de consumo de combustible dada la importante caída en el consumo mundial.

La segunda derivada que nos podremos encontrar es que tras el fuerte descenso en las ventas en los sectores más expuestos a la crisis, millones de personas se queden es situación de desempleo, reduciendo el consumo y agravando la recesión en prácticamente todos los sectores de la economía. Tal vez de los pocos sectores que se libren de la crisis económica sean aquellos que por su naturaleza, estén vinculadas al área sanitaria y que hayan experimentado una fuerte demanda con motivo de la pandemia.

Por otro lado, el elevado déficit del conjunto de las administraciones provocará una contracción del gasto público en infraestructuras y en aquellas inversiones que no sean estrictamente necesarias, contrayendo aún más la débil demanda de nuestro país. Algo similar ocurrirá con las exportaciones, reducidas considerablemente ya que la actual crisis tiene un carácter global.

¿Qué va a ocurrir a la hora de valorar una empresa?

El presente artículo no tiene como propósito profundizar en los distintos modelos de valoración de empresas, pero si nos vamos a detener en el modelo que más nos gusta, ya que es el que pone en valor la capacidad futura para generar flujos de efectivo de una compañía: valoración por descuento de flujo de caja. Hay otras metodologías como valoración por múltiplos de EBITDA en cuyo caso no nos vamos a detener porque creo que no es el propósito de este artículo.

Si a la hora de valorar una empresa realizamos un plan de negocio a 5 años y a partir del sexto consideramos una perpetuidad, es lógico pensar que las expectativas de ingresos para los próximos dos años van a ser considerablemente inferiores que en las previsiones que podíamos tener antes de la crisis. Si para el 2020 el Banco España prevé una recesión del 15.1% (porcentaje de reducción global en todo el PIB del país respecto al ejercicio 2019) si bien hasta pasados 2021 y 2022 o recuperaremos los mismos niveles de PIB previos a la crisis.

Bajo este escenario de fuerte desempleo y bajada en el consumo, el flujo de caja libre estimado por las empresas será considerablemente inferior. Así mismo, el alto nivel de incertidumbre existente en los mercados, incrementará notablemente el riesgo y la volatilidad, incrementando la tasa de descuento a la que se actualizan esos flujos de caja y reduciendo notablemente la valoración.

Si queremos conocer el valor de nuestra compañía con objeto de ejecutar una operación corporativa o de M&A, deberemos poner en valor el carácter puntual de esta crisis, intentando convencer a posible comprador la posibilidad de eliminar de los resultados la estacionalidad de la crisis, con objeto de tener una visión clara del negocio eliminando el impacto del COVID-19.

Si tenemos un modelo de negocio consolidado, con unos buenos fundamentales y un balance sólido, seremos capaces de recuperar la pérdida de valor generada por la actual crisis, aprovechando las oportunidades que toda crisis proporciona, y fortaleciendo aquellos aspectos que tal vez no habíamos incidido cuando las cosas iban bien.