Mundo | vampiro | Miramar | cueva

Un vampiro gigante en Miramar: hallan su fósil en una cueva

Denominado como "Desmodus draculae", los restos del vampiro fueron encontrados en una madriguera de más de 100 mil años en la zona de Miramar.

El Museo de Ciencias Naturales de Miramar anunció el llamativo hallazgo de los restos fósiles de un vampiro gigante. La pieza recuperada fue encontrada dentro de una cueva en la zona sur de la localidad balnearia.

Los especialistas dieron con parte de los que sería la mandíbula de uno de los vampiros de mayor tamaño conocido hasta hoy, en sedimentos del Pleistoceno en las inmediaciones del arroyo La Ballenera, 9 kilómetros al sur de la ciudad cabecera del partido de General Alvarado.

La rama mandibular hallada fue identificada como parte de un "Desmodus draculae", especie encontrada por primera vez en Venezuela en 1988, que alude al personaje de ficción y que "vivió en el Cuaternario de América y tuvo un tamaño 30 por ciento mayor que el vampiro común".

El lugar donde se produjo el descubrimiento podría tratarse de la madriguera de otro animal de gran porte comparado comparado con lo actuales, un perezoso gigante que habitó la región cerca de 100 mil años atrás.

El fósil encontrado fue estudiado bajo un microscopio estereoscópico y comparado con los materiales de referencia disponibles en distintas instituciones y esto permitió al paleoartista Daniel Boh, director del museo, recrear al animal. Si bien su nombre de gigante surge de compararlo con los actuales representantes de la especie, en realidad su tamaño sería un poco mayor que el teclado de una computadora.

Desde Miramar los especialistas explicaron que el vampiro es un mamífero que solo se encuentra en América, "pertenecen a la familia de los desmodóntidos", y son conocidos por alimentarse de sangre de animales constituyendo una variedad de murciélagos que incluye a solo tres especies vivientes: el vampiro común (Desmodus rotundus), vampiro de alas blancas (Diaemus youngi), y el vampiro de patas peludas (Diphylla ecaudata).

Si bien estos animalitos siempre gozaron de fama terrorífica al ser relacionado con Drácula, el clásico personaje de terror, en realidad su único peligro es que pueden transmitir rabia u otras enfermedades si están infectados algo que seguramente también se daba en sus representantes prehistóricos.

Dejá tu comentario