Mundo | Variante Delta | Australia | Coronavirus

Patrullaje militar y prohibición de salir a la calle por variante Delta

El gobierno de Australia desplegó a las Fuerzas Armadas en Sidney para hacer cumplir el confinamiento decretado para frenar la expansión de la variante Delta.

Ya son miles de millones las personas vacunadas con al menos una dosis de las vacunas contra el Coronavirus en todo el mundo, pero la variante Delta crece en su despliegue y la situación el algunos países comienza a ser preocupante. Tal el caso de Australia, donde el brote comenzó en junio último y ya produjo cerca de 3.000 infecciones, además de haber provocado al menos nueve víctimas fatales.

Con este estado de cosas, el gobierno decidió desplegar en las calles de Sidney a soldados de la Fuerza de Defensa Australiana quienes recibirán entrenamiento durante el fin de semana antes de comenzar patrullajes (sin armas) a partir del lunes.

OMS: la variante Delta ya se detectó en 132 países

Australia se encuentra por estos días y al menos hasta el 28 de agosto, en medio de una cuarentena estricta que prohíbe a la ciudadanía salir de sus casas, excepto para hacer ejercicio físico esencial, ir de compras o cuidar a quien lo necesite.

Este viernes, la situación se agravó con al menos 170 nuevos casos en Sidney.

Según lo previsto, los soldados se unirán a la Policía en los puntos críticos de propagación del coronavirus para garantizar que se cumplan las normas en la ciudad más grande del país, que entre otros ítems impone un límite de 10 km de viaje respecto de los domicilios particulares.

Desde el gobierno de Sydney apuntaron a la falta de responsabilidad social. El ministro de la Policía estatal, David Elliott, señaló que las medidas son consecuencia de que una pequeña minoría piensa que "las reglas no se aplican a ellos".

El brote afectó en gran medida a trabajadores críticos y grandes grupos familiares en los suburbios del oeste y suroeste más pobres y étnicamente diversos de la ciudad. Aproximadamente dos millones de personas viven allí.

La tasa de vacunación de Australia es una de las más bajas del mundo, con apenas el 17% de la población adulta con una dosis recibida. Menos del 2% recibió por el momento las dos dosis de alguna vacuna contra el coronavirus.

Dejá tu comentario