"No podemos permitir que Grecia caiga endefaul", afirmó el premier del país heleno, Lucas Papademos, y avisó que si no tiene consenso no podrá seguir al frente del gobierno de coalición.

"Es obvio que si no hay intención de votar (el plan de gobierno) no puedo permanecer en el gobierno", añadió, en una tarde plena de rumores y especulaciones sobre su eventual renuncia. El funcionario se manifestó de ese modo tras la reunión del Consejo de Ministros.

El Parlamento griego debe aprobar las reformas acordadas por el gobierno con la "troika" (Fondo Monetario Internacional,Comisión Europea y Banco Central Europeo) para recibir de la Unión Europea un nuevo tramo de ayuda financiera (130 milmillones de euros) y evitar la bancarrota.

Varios funcionarios renunciaron este viernes en rechazo al duro plan de autoridad impuesto por la "troika", que incluye despidos y reducciones salariales, medidas tambien rechazadas por los sindicatos que paralizaron hoy Grecia con una huelga general que se extenderá hasta mañana.