El ministro de Justicia, Julio Alak, destacó la nueva normativa contra el lavado de dinero y contra actividades terroristas que puso en vigencia el Gobierno nacional y dijo que la Argentina hoy se encuentra al nivel de los países líderes del mundo en ese tipo de legislaciones.

En diálogo con CN23, Alak dijo que la Argentina está a la altura de países europeos, de América del Norte, de Rusia y de China. "Estamos a la altura de los países que hoy cuentan con una legislación eficiente de lucha contra el lavado", apuntó el funcionario.

Alak señaló que se trata de una lucha contra el crimen organizado, lo cual supone entramados complejos. "Por lo tanto -agregó- es una tarea de conjunto y no alcanza con una sola unidad del Estado. Hace falta que todas las agencias y ministerios tengan un altísimo nivel de coordinación y la Argentina lo ha alcanzado", sostuvo, y mencionó, entre otros organismos, al Banco Central (BCRA), a la Administración Nacional de Ingresos Públicos (AFIP) y a la Unidad de Investigación Fiscal (UIF).

Finalmente, atribuyó este avance a la gestión de la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

A fines del año pasado, el Congreso aprobó los proyectos de ley reclamados por el GAFI, referidos a incorporar al Código Penal como delitos aquellas acciones que afecten el orden económico y financiero, y el que penaliza las actividades delictivas con finalidad terrorista.

Las nuevas leyes contra el lavado de dinero incorporan penas por delitos económicos y financieros y agravan la punibilidad de ilícitos cometidos con finalidad terrorista. El primero de los textos propone una modificación al Código Penal e incorpora un artículo por el que "cualquier delito de la legislación argentina que se cometa con la finalidad terrorista descripta en los instrumentos internacionales aprobados por nuestro país incrementará su pena en el doble del mínimo y del máximo".

¿Qué es el GAFI? El GAFI es una institución internacional con 34 países miembro, entre los cuales está la Argentina. Fue creado en 1989 por el G7, el grupo de países más desarrollados del mundo.

El objetivo de esta organización intergubernamental es desarrollar políticas que ayuden a combatir el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo.

Alak formuló estas declaraciones en París, donde se celebra el plenario del GAFI, en la sede de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

“Participar en el GAFI fue excelente para nuestro país. Hubo un reconocimiento unánime por los cambios y nos nombran como ejemplo para otros países”, dijo Alak. “Estamos castigando la economía en negro y luchamos contra el crimen organizado como narcotráfico y la trata de persona”, agregó.

El ministro sostuvo que los jueces argentinos distinguen terrorismo de protesta social. Y aseveró que la ley antiterrorista "no se aplica a la protesta". "No hay posibilidades de que se aplique. La protesta social esta muy lejos de ser terrorismo, es una discusión que no tiene sentido”, aseveró.

Según Alak, el GAFI, por intermedio de su presidente, Giancarlo Del Bufalo, “felicitó al país por los notables avances en materia de control, prevención y sanción del lavado de activos" y destacó "los grandes avances realizados".

Al mediodía, Alak expuso en representación del Gobierno nacional los avances en materia de lavado de activos. El ministro encabezó la delegación argentina en la capital francesa, integrada por el subsecretario de Política Criminal, Juan Martín Mena, y el titular de la Unidad de Información Financiera (UIF), José Sbatella.