Con baja participación y el 99,9 % de las mesas escrutadas, la candidata opositora Michelle Bachelet tiene el 62,15% de los votos, mientras que la oficialista Evelyn Matthei cuenta con el 37,84.

Más de 13,5 millones de chilenos estaban habilitados para sufragar aunque fue muy baja la participación (el voto no es obligatorio) en esta segunda vuelta de los comicios presidenciales, quizá debido a que el resultado estaba cantado desde hacía semanas.

Bachelet se dirigió a una multitud de personas que se congregó en el frontis de un céntrico hotel de Santiago y agradeció su amplio triunfo. "Gracias por hacer que esta ciudadana, igual a ustedes, sea hoy una presidenta tan afortunada", dijo.

"En este tiempo Chile se ha mirado a sí mismo (...) y ha decidido que es momento de iniciar transformaciones de fondo. La victoria de esta jornada no es personal, es un sueño colectivo que triunfa", agregó.

La presidenta electa, que impulsa una nueva Constitución que reemplace a la heredada de la dictadura de Augusto Pinochet, afirmó que "están las condiciones económicas, sociales y políticas, ahora es el momento, Chile, por fin ahora es el momento (...) Tenemos la fuerza ciudadana, tenemos la voluntad y la unidad (...) es tiempo de combatir la desigualdad juntos, es tiempo de volver a creer en nosotros mismos".

También manifestó que en su nuevo mandato habrá una "Constitución nacida en democracia que asegure derecho y que se transforme en el nuevo pacto social y renovado que Chile necesita".

En diálogo con INFOnews, el veedor por nuestro país y senador nacional por la UCR Santiago Nino, ratificó la normalidad del desarrollo del comicio y confirmó que Bachelet se reunirá mañana con el presidente Sebastián Piñera para comenzar con la transición hasta el pase de mando, que se llevará a cabo en marzo próximo.

Desde el bunker de Bachelet, el legislador argentino afirmó que la muy baja participación ciudadana en la elección (menos del 50 por ciento del padrón) generó "alta preocupación en todos los partidos políticos".

A su vez, analizó la marcada diferencia del voto chileno, que se dividió entre clase media alta y alta versos clase media y media baja. La primera capa social, minoritaria, sufragó ampliamente en favor de la candidata conservadora, mientras que la otra parte eligió a Bachelet. 

"Las clases medias altas votan por la centro derecha y eso no se ha modificado", destacó Nino.

"En este tiempo Chile se ha mirado a sí mismo (...) y ha decidido que es momento de iniciar transformaciones de fondo"

"Ella ganó y la felicito"

Esas fueron las palabras de la postulante oficialista, la conservadora Evelyn Matthei. En tanto, Carlos Larraín, presidente del oficialista partido Renovación Nacional (RN), declaró que la elevada abstención registrada en la jornada electoral de este domingo no resta validez a la victoria de la exmandataria (2006-2010).

Mientras, Patricio Melero, presidente de la Unión Demócrata Independiente (UDI), también reconoció la legitimidad del resultado, pero agregó que la baja participación debe ser tenida en cuenta por Bachelet a la hora de aplicar su programa de Gobierno.

La alta abstención "es expresión de un país que no siente mucha necesidad de ir a respaldar o ir a oponerse a algo, que está, en términos generales, bastante conforme con el país que tiene", sostuvo Melero, que además advirtió que hay que ser cuidadoso "con los cuestionamientos a la legitimidad de nuestro sistema democrático".

"La futura presidenta va tener siempre una actitud leal de nuestra parte para colaborar en la construcción del país que necesitamos", señaló el presidente Sebastián Piñera, que llamó a los ciudadanos a que acudan a las urnas. "Esperamos que vote una gran mayoría de chilenos y que tengamos una elección limpia y transparente, como siempre, para revitalizar nuestra democracia y sentirnos orgullosos de nuestro país", agregó.

Por su parte, la candidata de la opositora Nueva Mayoría y principal favorita, Michelle Bachelet, votó entre aplausos y ovaciones en un colegio del sector oriente de Santiago. A la salida, aseguró estar "convencida de que este será un día importante" y agregó: "Es relevante que las personas, hombres y mujeres de nuestra Patria, concurran a participar y con su voto den la expresión de qué Chile queremos seguir viviendo".

En tanto, Matthei concurrió a votar temprano en un local en el centro de Santiago y reiteró su llamado a la clase media, a la que definió como "la columna vertebral del país".

En los pronósticos, la expresidenta Bachelet (2006-2010) aparece como la favorita de este balotaje, ya que en la primera vuelta obtuvo el 46,7 por ciento de los votos.

El Servicio Electoral (Servel) anticipó que aproximadamente dos horas más tarde de cerrado el comicio estará computada la suficiente cantidad de votos como para tener una tendencia firme que indique cuál de las dos dirigentes que compiten hoy ha sido consagrada como la próxima presidenta de Chile.